AQUEL CIELO (Poema de Domingo Adalberto Galli)

Por Infolobos julio 2, 2020 09:36 Volver a la Home

Nos aturde el silencio de aquel cielo que nos cubre, agorero,
siempre arriba y distante, en juego de promesas y misterios.
Nos aturde su estúpida presencia de testigo indiscreto
que mira y mira y mira y se queda en silencio.
Siempre está allí, lejano y, a veces, muchas veces
nos preguntamos ¿para qué permanece ese cielo…?
Y no logra mentirnos con muchas vanas luces de relámpagos,
ni nos atemoriza demasiado con sus truenos
y, por más que se cuelgue miles de bandadas
o los flecos y colas de tantos barriletes,
nunca deja ese cielo de ser un tonto cielo…
Nosotros intentamos colocarle
inescrutables dioses en los que tibiamente creemos
y le asignamos ritos, señales misteriosas
y una buena porción de torpes miedos
porque nunca pudimos realmente conocerlo.
No hemos logrado pisotearle sus nubes,
ni asignarle medidas, ni sujetarlo a tiempos,
ni colgarle estrellitas de colores,
ni angelitos con brillo, ni cometas de tul y lentejuelas
y las nubes distraídas que le hicimos con humo
se pierden enseguida, cuando las lleva el viento.
El cielo… ¡El permanente cielo…!
¿Cerca o lejos…?
¿Una ilusión… una esperanza…? ¿O tal vez sólo un consuelo…?
El cielo… el cielo siempre.
Discutido, buscado, encontrado o perdido
entre las piedras o los pastizales
que nos cubren el cierto, inescrutable
¡el duro y cotidiano suelo…!

Domingo Adalberto Galli

Por Infolobos julio 2, 2020 09:36 Volver a la Home