Lobos, Historias y Personajes 2 de febrero, 2016

LUIS DOTTA, UN ACORDEONISTA DE TODOS LOS TIEMPOS

A los 5 años armó su primer acordeón con cartón, maderas y tachas de bronce de un apero.

Rasguñando la mitad de la década del 40, aprendió sus primeros tangos. Es uno de los pocos acordeonistas de Lobos que quedan. “Nací con el acordeón. Me gustó la música siempre. Y hoy a los 76 años sigo ensayando”, cuenta a Infolobos.
 
A sus 5 años, la ansiedad por tener un acordeón ocupaba gran parte de sus pensamientos, y fue en ese entonces cuando se decidió a armar uno él mismo. Necesitó cartones para el fuelle, maderas para el teclado y bajo, y tachas de bronce del apero (vestimenta del caballo) como teclado de ambas partes.
 
“Para que mi padre no me rete, iba atrás de una planta de eucaliptos en Las Chacras donde vivía, a cantar y a tocar mi acordeón. Un día, apareció mi papá y me preguntó qué hacía. Le respondí que estaba tocando el acordeón que yo mismo había realizado. Me respondió: ´Qué bien que te quedó, lástima que me hayas sacado todas las chapas del apero´.
 
Venía de familia de músicos. Su tía Delia Dotta tocaba el acordeón; Donatito Rubano (primo de su padre) tocaba “La Verdulera” (acordeón de 8 bajos y 21 teclas). “Él me marcaba un tema y yo lo sacaba al rato”, recuerda.
 
Tras terminar la Escuela, donde tenía como maestra a “Cholita” Quaglia, Luis comenzó a apasionarse por el acordeón a piano. Y cuando a sus 9 años falleció su papá, un tío de Morón, íntimo amigo de Marieto De Agostino (gran acordeonista) le propuso ir a estudiar allá. “El tío me vino a buscar pero mi madre, que había quedado viuda a los 36 años con 6 hijos, no me dejó ir. Me cortó al medio, pero continué tocando y aprendiendo solo”, hizo saber.
 
Años más tarde, se fue a vivir con sus primos a la casa de María Dotta (su tía), y fue uno de sus primos quien le propuso estudiar con Atilio Delfino. “Él fue compañero de mi padre de música. Y allí aprendí a tomar conocimiento de las tonalidades de ambas partes de acordeón, y fui grabando todo en mi mente y en mi corazón”.
 
“Practiqué con Delfino. Una tarde, llego a su casa y él estaba sacando un tango; me dijo, vamos a tocarlo juntos. Cuando lo terminó de aprender, yo ya lo sabía”, recuerda emocionado.
 
Posteriormente, Oscar Rubano, su primo, le propuso integrar el cuarteto “El Trébol”. “Contá conmigo le dije. Y ahí empezamos, por el año 50 más o menos”.
 
El conjunto estaba integrado por Atilio Delfino (bandoneón), Oscar Rubano (acordeón), Abel Galassi (batería) y Luis Dotta (acordeón). “Hacíamos dos géneros a la vez: típica y característica”, expresó. Y agregó que “Cuando apareció el Cuarteto Imperial tocamos tres veces con ellos en Las Chacras, en lo de Pablo Azurmendi. También estuvimos junto a grandes como Feliciano Brunelli, Antonio Marcía, Don Juan José Basso, Los Brunellitos, Páginas de Oro, el Tío Tito Sobral, Marieto de Agostino, Guillermo Giulieti, entre otros tantos. Yo tenía 18 años en ese entonces”, rememora.
 
Con “El Trébol” estuvieron más de 50 años juntos. “Hoy ninguno vive, pero están en mi corazón”, expresa.
 
No deja de marcar que toda la zona los vio cantar. “Recorrimos Roque Pérez, Elvira, Carboni, Cañuelas, Sol de Mayo, Navarro y todos los clubes, como el Chanta Cuatro, Salgado, Newberry, Acuyai, Rivadavia, Provincial, etc. Siempre que cantábamos colaborábamos con los distintos colegios de aquella época”.
 
“Sigo hasta hoy ensayando. Hice un disco con Eduardo Víctor con 22 temas. Él en guitarra, y yo agregué el acordeón”, indica.
 
Entre algunas anécdotas, recuerda: “En una oportunidad, estábamos tocando antes del Cuarteto Imperial, habíamos hecho muchos temas, y para cerrar, Delfino me preguntó qué tocábamos, y propuse ´Paso doble sangre ecuatoriana´. Empezamos, y Delfino le venía dando aire al bandoneón, fue tanto lo que le dio que se le cortó la correa y me pegó una trompada que todavía me duelen las costillas”, relata entre risas.
 
Oyentes de varias radios supieron disfrutar de su música. Con Juan “Zurdo” Battista en guitarra pasaron por la radio Fortín Lobos. Dotta compuso el tema “El Dúo Insolación”. Luego, fue con un trío compuesto por él y por Walter Magariño (bandoneón) y el hijo de Eduardo Víctor en bajo. Con “El Trébol” pasaron por FM Ser, Fortín Lobos, y demás emisoras.
 
Para cerrar, tomó su acordeón a piano (de la marca italiana Scandalli) y nos deleitó con algunos temas, entre ellos, el tango “El Garrón”, el primero que aprendió. El tema tiene 70 años, y es de Celestino Ferrer, aunque hizo saber que tiene arreglos de su autoría. Y nos sorprendió el mítico vals de Carlitos Ferrari, “Ciudad de Lobos”.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LA FUNDACIÓN DEL LOBOS ATHLETIC CLUB

Los Irlandeses y el nombre “Athletic”. (Nota reeditada)

JUAN DOMINGO PERÓN

Nació el 8 de Octubre de 1895 en Lobos, Provincia de Buenos Aires.

A 42 AÑOS DE LA INAUGURACIÓN DE -CALAHORRA MESÓN-

Una confitería que está en la memoria y corazón de varios lobenses. Mirá todas las fotos de aquella época.

INTENDENTES DE LOBOS

Lista de intendentes de nuestra ciudad.

CORONEL DOMINGO SORIANO ARÉVALO

Ilustre personaje de la historia de Lobos, fue edecan de Manuel Belgrano, creador de la Bandera Nacional.

LA FUNDACIÓN DEL LOBOS ATHLETIC CLUB

Los Irlandeses y el nombre “Athletic”.

EDUARDO CASEY

Un ilustre y notable lobense que dejó huellas por todo el mundo.

Subir