Curiosidades, Consejos y Novedades 20 de agosto, 2019

COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE EL FRÍO

Cuando es moderado, resulta de lo más saludable, pero el cuerpo no soporta nada bien las temperaturas bajo cero.

Sin necesidad de llegar al cero absoluto, sabemos que los cambios de temperatura también tienen efectos sobre la salud y nuestro organismo. Además, el frío desencadena respuestas automáticas como la tiritona, que funcionan gracias a todo un intrincado mecanismo fisiológico que nos permite regular la temperatura interna. 
 
Un grupo de investigadores de la Universidad de Oulu, en Finlandia, demostró que estar expuestos a un frío medio afecta negativamente al desempeño de tareas cognitivas sencillas, pero, eso sí, nos vuelve más hábiles a la hora de afrontar retos intelectuales más complejos.
 
En cambio, experimentos de la Universidad Estatal de Kent, en EE. UU., estimaron que si la temperatura externa es de 10°C, la memoria de trabajo, la velocidad de respuesta y la función ejecutiva de la materia gris, que nos permite planificar y anticiparnos, se ven mermadas. Además comprobaron que esos efectos negativos persisten hasta una hora después de resguardarnos en un lugar caliente.
 
Un estudio de la Universidad de Sussex, en Brighton (Reino Unido), del que se hacía eco PLOS ONE demostró que basta mirar un vídeo de una persona introduciendo las manos en agua con cubitos de hielo para sentir frío en nuestras carnes. La empatía llega a tal extremo que la temperatura de las manos del observador suele caer de golpe varios grados. Sin embargo, con el calor no existe ese mimetismo fisiológico.
 
¿Por qué nos resfriamos más en invierno? Aunque parece una pregunta fácil, no obtuvo respuesta científica hasta hace pocos años, cuando Ellen F. Foxman y sus colegas de la Universidad de Yale, en EE. UU., demostraron que el rinovirus que ocasiona los constipados no es capaz de reproducirse a 37°C, la temperatura que suele presentar el interior del cuerpo, pero sí cuando el mercurio marca entre 33°C y 35°C. En esta franja térmica se sitúan las cavidades nasales cuando nos exponemos durante un tiempo largo al frío.
 
Por si fuera poco, la respuesta del sistema inmune resulta menos eficiente en un ambiente gélido, por lo que ese fresco glacial nos deja desarmados ante un ataque viral.
 
La composición de las colonias de bacterias que viven en el intestino humano varía drásticamente cuando la temperatura baja. Estos cambios favorecen la quema de grasa, mejoran los procesos metabólicos y previenen tanto la obesidad como la diabetes.
 
Para adelgazar en invierno, sal a tomar el fresco. En la Universidad de Maastricht (Holanda), lo comprobaron con un grupo de voluntarios que, en pantalones cortos y camiseta, permanecieron en una habitación a 15°C o 16°C entre dos y seis horas diarias. La exposición a estas temperaturas aceleró su metabolismo, lo que hacía que el cuerpo gastara más calorías.
 
A los deportistas el frío les puede sentar de maravilla. Conscientes de ello, biólogos de la Universidad de Stanford, en EE. UU., idearon un guante que disminuye la temperatura corporal de los atletas y jugadores de manera instantánea. Funciona atrayendo la sangre a las palmas de las manos y enfriándola. Eso hace que se recuperen del esfuerzo de manera inmediata y puedan volver a la pista o a la cancha con un rendimiento óptimo. Literalmente, mucho más frescos.
 
Por otra parte, si sales a andar en  bici hay una solución mejor. Investigadores franceses han demostrado que consumir una bebida a entre 0,6°C y 3,1°C, aumenta el rendimiento físico en carreras sobre dos ruedas de 20 Km.

Fuente: Muy Interesante.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

HORÓSCOPO DE HOY LUNES 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Conocé lo que te deparan las estrellas en el amor y el trabajo, según los signos del zodiaco.

INSTAGRAM Y WHATSAPP CAMBIARÁN DE NOMBRE

Facebook, el gigante de las redes sociales, planea agregar su nombre a las aplicaciones de su propiedad.

Subir