Correo de Lectores 1 de agosto, 2019

MIREMOS

Escribe: Claudio Giglio

La Argentina ha sido desde su nacimiento conflictiva y rabiosa en cuanto a cómo ser y cómo manejarse.
 
Desde la Revolución de Mayo, se discutía si se seguía dependiendo de Fernando, o si se liberaba sus destinos a políticos locales.
 
Desde gobiernos monárquicos (no existían repúblicas entonces en el mundo) hasta tiránicos aceptados por algunos países.
 
Moreno, Belgrano, Saavedra, Alberdi, y muchos más lucharon por sus ideas.
 
Llegó Rivadavia, primer presidente de la Argentina, y desde allí se comenzó otra discrepancia sobre todos los temas que habían sido claramente expuestos por Juan Bautista Alberdi en sus Bases, pero ignorados por algunos, y por Sarmiento en educación, que sí fueron emblema de Argentina y la convirtió , tiempo después, en aquella remota república que era proyecto de potencia, por sus bienes y por su educación, que se hizo universal, obligatoria y gratuita desde principios del siglo XX.
 
Siguió evolucionando y se convirtió en destino de inmigrantes que poblaron e hicieron grande el país.
 
Pero en 1945, un militar fascista CONFESO se apropió, con la ayuda de Cipriano Reyes que le regaló la marcha del 17 de octubre de 1945 y el primer nombre de su partido: Partido Laborista, y luego fue encarcelado y torturado (castrado con picana eléctrica) de este país.
 
Este político comenzó la destrucción argentina, con una de sus frases electrizantes para el futuro.
 
ALPARGATAS SI. LIBROS NO.
 
E inventó la inflación, la doble moneda, ( los ahorros en pesos desaparecieron por esa inflación y se ahorró en oro y monedas fuertes, que hoy es el dólar, las villas miserias, que alojaron a los habitantes del interior que buscaron nueva vida en la Capital y lo que hoy es el conurbano, la pobreza que fingía atenuaron dádivas miserables, lo que le daba votos, la tiranía, de que no hubiese permiso para  opinar porque todos los medios de comunicación estaban estatizados. Prisiones preventivas a legisladores que lo criticaban (Balbin entre ellos) quitándole los fueros. Siempre gobernó con mayoría en el Congreso.
 
Luego de su derrocamiento en medio de una crisis terrible que el autor vivó a sus 21 años, siguió la lucha contra la inflación creada por Perón, pero nunca dominada por el déficit crónico sufrido, por gastar más de lo que se recauda por un estado gigantesco y alimentado por impuestos que frenaron la industrialización, el progreso y la desaparición de la inflación.
 
Hubo 8 gobiernos peronistas, ninguno exitoso, sino por el contrario sangriento, terrorista, instigador del golpe de estado de 1976 y su dictadura posterior pero provocada por la guerrilla peronista y de izquierda y hecha por ese terrorismo que mató inocentes, y llevó a más muertes.
 
No permitió el peronismo a gobiernos democráticos no peronistas terminar su mandato y continuó con la destrucción del país, terminada por el gobierno kirchnerista que saqueo, mintió, ocultó y tapó su PROPIA CRISIS CON UNA HIPEREMISIÓN DE 600000 MILLONES DE PESOS que engañaron con un bienestar ficticio.
 
Hoy tenemos verdad, seriedad, honestidad, e investigación.
 
Juzgados y presos a delincuentes que se autoproclaman políticos sin serlo-
 
Miremos la verdad.
 
ARGENTINA AGRADECERÁ.
 
Claudio Aníbal Giglio
DNI 4134981
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

RAZONES PARA UN LÍMITE, YA

Escribe: Marcelo Eduardo Vistalli.

A R G E N T I N A

Escribe: Caro Medina Virces.

AMNISTÍA: DESPUÉS DE LA GUERRA FRÍA

Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

LAS PALABRAS

Escribe: Claudio A. Giglio.

REPARACIONES DE LUMINARIAS EN EL BARRIO HIPÓDROMO

La Secretaría de Obras y Servicios Públicos del municipio informa que personal de esa dependencia se encuentra abocado al cambio de artefactos quemados.

EGO

Escribe: Claudio Giglio

ARGENTINA Y EL MUNDO

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir