Correo de Lectores 29 de marzo, 2019

EL PEOR DÍA

Por Claudio A. Giglio.

Año 1960.
 
El doctor Spector me había pedido que cubriera la tarea de Médico de Policía, por un viaje que debía hacer.
 
Mi familia, mis padres y mis hermanas y hermano, iban a venir a Lobos a pasar conmigo ese domingo.
 
Tenían una magnífica rural Buick, color verde. Hacía 35 días que no había trenes por una huelga. Y una carrera de autos se corría cortando calles de la ciudad.
 
La  familia Grané fue a misa, y luego viajaría a Buenos Aires.
 
Era el matrimonio y cuatro hijas.
 
Tenían un Pontiac Tempest, de acuerdo a su posición económica.
 
Volvieron a la casa a prepararse para viajar, y las mujeres, como hacen tradicionalmente, tardaron más de lo previsto.
 
Salieron tarde, y tal vez no llegarían a tiempo al compromiso capitalino.
 
Y Grané muy enojado por la pérdida de tiempo, enojo que se agravó cuando no pudo seguir el camino regular para llegar de Lobos a la ruta.
 
Esquivó inconvenientes y llegó a la ruta 205.
 
A mucha mayor velocidad que la habitual, llegó al paso a nivel llamado de Pacheco.
 
Ese día, y luego de 35 días sin servicio, corría un tren operado por personal jerárquico.
 
Grané no lo vio.
 
Yo oía música en mi casa, cuya dueña era Agustina Muscio, y oí el timbre.
 
Doña Agustina atendió y escuché a un hombre, que luego supe que era policía, decir:
 
UN COCHE NUEVO CHOCÓ CONTRA EL TREN EN PACHECO. HAY UN MONTÓN DE CHICAS MUERTAS.
 
Pensé de inmediato y desesperado en mi familia.
 
Horrorizado, palpitante, agonizante, salí en el coche policial hacia el lugar del accidente, pensando que eran los queridos viejos y mis hermanos, las víctimas.
 
Ya aproximándonos, noté que el vehículo (destruido) no era verde, y no entraba a Lobos sino que salía.
 
Algo me tranquilicé, pero volví a destrozarme cuando llegamos.
 
El tren corrido de las vías, y seis cadáveres, algunos del otro lado del tren.
 
Y luego, el acta en la morgue con los seis cadáveres.
 
Hay una historia en este terrible accidente, entonces y algún tiempo después.
 
Muy sucia y muy denigrante.
 
Eso lo contaré o no, alguna vez o ninguna.
 
Mi familia no vino ese domingo.
 
Nunca estuve más feliz de que no vinieran.
 
Nunca sufrí tanto como ese domingo de 1960.
 
Claudio Aníbal Giglio-
DNI 4134981-
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

DANIEL ZABALO

Escribe: Santiago Héctor Dabove

ARTÍCULO SOBRE POPULISMO

Escribe: Miguel Bilbao

¿¿¿SER O NO SER???

Escribe: Claudio Giglio

FELIZ CUMPLE LOBOS

Escribe: Marilyn Basiles.

EL DR. GENNARI REPLICA LOS DICHOS DE LA FISCAL HORTEL

Escribe: Dr. Agustín Gennari, Ayudante Fiscal de Lobos.

EL PODER REAL

Por Santiago Héctor Dabove

JUSTICIA VERGONZANTE

Escribe: Claudio Giglio

Subir