Correo de Lectores 21 de diciembre, 2018

XENOFOBIA

Reflexiones sobre el contrapunto entre Calvo Rey y Claudio Giglio. Escribe: Santiago Héctor Dabove.

El término xenofobia proviene del concepto griego compuesto por xénos (“extranjero”) y phóbos (“miedo”). La xenofobia, por lo tanto, hace referencia al odio, recelo, hostilidad y rechazo hacia los extranjeros. Dicho esto, trataré de dar mi opinión respecto de la nota del Calvo Rey a quien no tengo el gusto de conocer; con el mayor de los respetos posibles sin dejar de ser enérgico al respecto. La xenofobia, tal como versa la definición que más arriba trascribo, tiene que ver con un miedo ancestral hacia el extranjero, verbigracia por desconocido, por diferente (en suma todas las formas de discriminación tienen que ver con eso) y hace que ese miedo se transforme en odio, hostilidad, recelo y rechazo. Precisamente porque el miedo nos hace ponernos alertas, en guardia, frente a un supuesto enemigo que viene a robarnos vaya a saber qué cosa.
 
Como todo miedo, es puramente emocional, por tanto no tiene ningún viso de racionalidad que lo justifique, simplemente se siente y se siente porque entre otras cosas ha sido transmitido de generación en generación sin mayor sustento fáctico, y no solo de transmisión generacional se trata, hay que decir que en el hoy y ahora asistimos pasivamente a expresiones y bombardeos mediáticos que sostienen sin ponerse colorados que los extranjeros nos sacan el trabajo, usan gratis nuestro sistema de salud o estudian gratis en nuestras universidades o aumentan nuestros índices de delincuencia.
 
Todas estas expresiones, demás está decir, (invito a los lectores a revisar datos, estudios y estadísticas) no tienen el más mínimo respaldo en la realidad circundante, cuando vemos los números por ejemplo de trabajadores extranjeros en su incidencia con el trabajo argentino, estos son insignificantes (y por otra parte, a no ser hipócritas muchos de los que se rasgan las vestiduras aprovechan la situación de irregularidad en la que residen muchos extranjeros en el país para explotarlos en trabajos en negro eludiendo de esta forma todas las normas tuitivas del trabajo registrado y aumentando ilegalmente la rentabilidad de sus empresas). Según el informe elaborado el Departamento de Estudios y Estadísticas de la Gerencia Técnica de la SRT, el 4,4% del total de empleados registrados en el país provienen del exterior, es decir de la torta del 100 % del mercado laboral registrado sólo el 4,4 % son extranjeros.- (Se puede consultar en la página de la SRT entre otras fuentes).
 
Mucho cuidado con las expresiones de odio, la historia está plagada de ejemplos de odio irracional que ha culminado con la masacre de millones de seres humanos, (el holocausto, el genocidio de Argelia, el genocidio de armenia, la conquista de América, el genocidio  militar del 76, etc). ¿Cómo un ser humano es capaz de hacerle “eso” a otro ser humano?, ¿cómo somos capaces de semejantes atrocidades? El pueblo judío merece mi respeto más allá de los logros que enumera mi querido Dr. Giglio, por el sólo hecho de ser humanos, ni más ni menos. Músicos, científicos, atletas, escritores y profesionales brillantes encontraremos seguramente en todos los pueblos del mundo (invito a revisar las obras de ingeniería del imperio pre incaico de Tiahuanaco). En la diversidad se encuentra la riqueza de nuestra raza humana, nuestra patria fue forjada por gentes de todas partes del mundo, españoles, criollos, italianos, árabes, alemanes, polacos, judíos, aborígenes de nuestros pueblos originarios, bolivianos, paraguayos, uruguayos, chilenos, peruanos, etc. hombres y mujeres de los puntos más diversos del mundo. Eso es ser argentino, esa mezcla que nos hace únicos. Menos odio, más hermandad, más construcción colectiva, más humanidad. "El racismo se justifica, como el machismo, por la herencia genética: los pobres no están jodidos por culpa de la historia, sino por obra de la biología. En la sangre llevan su destino y, para peor, los cromosomas de la inferioridad suelen mezclarse con las malas semillas del crimen. Cuando se acerca un pobre de piel oscura, el peligrosímetro enciende la luz roja, y suena la alarma." Eduardo Galeano, Patas arriba
 
Felicidades. 
Santiago Héctor Dabove
DNI 25686943
21/12/2018
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

DOLOR DEL PUEBLO

Escribe: Claudio Giglio

DESPERTAR

Escribe: Claudio A. Giglio.

MACRI PUEDE -PLAN ALTERNATIVO PI 314-

Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

NOTA DE MANIFESTACIÓN POR MENOR

Escribe: Miguel Bilbao.

CUNDE EL DESCONCIERTO

“Mi relato”. Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

NOTA SOBRE MANIFESTACIÓN

Escribe: Miguel Bilbao.

EL ESTUDIO DEL PODER

Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

Subir