Recetas de Cocina 5 de diciembre, 2018

NUEVA RECETA DE LA CHEF NATALIA DÍAZ

Esta semana nos contará sobre el jengibre y una imperdible receta.

Esta semana les voy a contar sobre un destacado de la cocina natural y de la alimentación ayurvédica: El Jengibre. 
 
Es un rizoma (raíz) nativo de Asia y ampliamente usando en India.
 
Fresco: es pesado, picante y penetrante, con efecto post digestivo. Incrementa el fuego digestivo y el ritmo metabólico, por lo que se aconseja su ingesta previa al almuerzo o cena a través de una infusión. 
 
Ayuda en la limpieza de los intestinos, mejora la circulación sanguínea. Tiene un gran efecto sobre el reumatismo.  Es expectorante y antinauseoso. 
 
Seco: aplicado en forma de pasta en la frente reduce los dolores de cabeza. 
 
Raíz de jengibre
 
La raíz del jengibre tiene una piel marrón tierna y presenta muchos nudos. A veces al trozo entero se le llama raíz. Los trozos tienen que ser gruesos, llenos y de piel tersa, firme y sólida.
 
El jengibre fresco debe conservarse, envuelto en papel de aluminio en la heladera, hasta un máximo de tres semanas, o en el congelador hasta un año. 
 
El jengibre fresco es insustituible en platos orientales. En la cocina china se pela y se corta en lonchas o tiras muy finas y se calienta en el aceite para perfumarlo, antes de rehogar el resto de ingredientes. 
 
También se distribuye sobre la carne o pescado antes de cocerlos al vapor o de rehogarlos.
 
Jengibre pelado
 
Para hacer una pasta especiada para los platos indios al curry, se muele la raíz de jengibre pelada con otras especias, o se ralla con cebolla y ajo. Para dar un fino sabor a jengibre, no hay como frotar un trozo de raíz fresca en la ensaladera o sobre el pato o pollo. También pueden meterse un par de lonchas finitas dentro de un pescado entero (trucha o caballa, por ejemplo) o remojar una o dos lonchitas en vinagre o aceite para aliñar ensaladas o en almíbar para macedonias de frutas.
 
Jengibre seco
 
La raíz de jengibre seca sólo conserva el veinticinco por cien de su peso original, por lo que su sabor es más concentrado. 
 
Se prepara a partir de la raíz fresca de una o dos maneras: una de ellas consiste en lavarla y secarla al sol o en un horno, en cuyo caso conserva la piel, pero marrón y arrugada. También puede hervirse, pelarse. Puede comprarse suelta. Se conserva envuelta o en un tarro, en un lugar fresco y oscuro. Para que no pierda su aroma debe usarse antes de tres meses. 
 
La raíz de jengibre seca debe pelarse, si hace falta, y luego machacarse para que suelte bien su aroma. 
 
Es estupendo para adobos de carne, aves y pescado, para guisos y aliños de ensaladas. Si se deja en infusión unas horas, o incluso unos días, su sabor se suaviza. 
 
También puede dejarse en remojo en agua, en almíbar o en leche para hacer budines. O añadirse a otras especias para encurtir cebollas y hasta para duraznos.
 
Jengibre molido
 
Se compre molido o se muela en casa, el jengibre molido es muy versátil. En platos horneados combina perfectamente con otras especias: canela, clavo, pimienta o nuez moscada. 
 
Tiene que usarse con moderación, porque su sabor es fuerte.
 
Jengibre confitado
 
El jengibre confitado o cristalizado es un dulce que se hace a partir de raíces frescas, cocidas varias veces en un almíbar concentrado y puestas a secar. Se vende suelto, al peso. Está delicioso añadido a una tarta de manzanas, budines o preparaciones  saladas.
 
Pollo al jengibre, miel y limón
 
La receta de pechuga de pollo al horno con jengibre y miel tiene un toque ligeramente oriental, pero a la vez es muy suave. Mientras el pollo se marina podemos ir preparando para acompañar este plato una guarnición de arroz  con verduras.
 
Ingredientes para dos personas
 
Para la carne:  2 pechugas de pollo, 2 cucharadas soperas de salsa de soja,  jugo de 1/2 limón, 1 cucharada sopera de miel, 1 cucharadas soperas de jengibre fresco rallado, 1 diente de ajo picaditos, unas gotas de tabasco, aceite de oliva, sal.
 
Para el arroz frito con verduras: 2 cucharadas de salsa de soja, 2 cebollas chicas, ½ pimiento rojo, ½ pimiento verde, ½ pimiento amarillo, 1 zapallito, 1 zanahoria, 350 gramos de arroz integral, aceite de oliva y sal.
 
Procedimiento
 
En un bol pequeño mezclar la salsa de soja, el jengibre, la miel, el ajo picadito, el jugo de limón y el tabasco. Poner en esta marinada las pechugas de pollo durante media hora para que se impregnen bien, dándoles la vuelta a medio tiempo. Precalentar el horno a 180 grados. Untar una fuente refractaria con aceite de oliva. Colocar las pechugas y la marinada en ella y hornear durante unos veinticinco minutos o hasta que pierdan el color rosa en el centro de la carne.
 
Mientras ir haciendo el arroz con verduras. Picar todos los pimientos en trozos, el zapallito en dados, la zanahoria en pequeños bastones y las cebollas  en finas rodajas. 
 
Saltearlas en una sartén o wok a fuego fuerte con un poco de aceite de oliva, añadir la salsa de soja y reservar. Poner en una sartén un chorrito de aceite y echar el arroz, añadir el agua necesaria y cocerlo solo durante veinte minutos. Cuando esté hecho pasarlo a la sartén con las verduras y darle unas vueltas a fuego fuerte mezclándolo con ellas.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

AROS DE CEBOLLA RELLENOS

Una receta distinta y súper sabrosa.

NUEVA COLUMNA DE COCINA POR LA CHEF NATALIA DÍAZ

Hoy conocemos un poco más sobre la Quínoa.

PREPARÁ UNOS RICOS ZAPALLITOS RELLENOS

Ingredientes y preparación.

BOMBA BROWNIE Y GANACHE DE CHOCOLATE

Súper receta para que cocinen este fin de semana.

UNA RECETA PARA EL FIN DE SEMANA LLUVIOSO QUE SE APROXIMA

Tortas fritas. Receta sencilla para realizar en casa.

CANASTITAS DE CHOCLO

Ingredientes y preparación de 12 unidades para comer este fin de semana.

RECETA: TORTA DE NARANJA SÚPER FÁCIL

Ideal para acompañar el té, mate o café.

Subir