Poesía, Narrativa y Ensayo 8 de noviembre, 2018

SOMOS DEL INTERIOR -PRIMERA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

Cachorrito y yo (el Piojo) estábamos muy aburridos. El último mes ha sido de muy poca actividad. Hace un tiempo que vivimos en el estómago de Juan. Luego de los “15” de la “Pocha”, su sobrina, y por comer y beber todo lo que se le cruzó por su ser, nada más pasó. Nosotros dos, lo acompañamos permanentemente.
 
Luego de esa fiesta, Juan estuvo internado una semana. Fiebre. Espasmos, diarrea. Los dolores estomacales eran parecidos a un parto de trillizos, pero no de a uno, sino todos juntos.
 
Cachorrito era quien más oído tenía para saber “que venía”…pollo hervido con zapallo…consomé sin sal…Compota de ciruelas. Y así pasaban los días. Muy light, demasiado light. El martes cayeron unas lentejas y pudimos hacer una cabeceada. También retuvimos unas fetas de berenjenas y nos armamos un sommier cada uno.
 
Cada tanto Juan nos deleita comiéndose un moco, que la mayoría de las veces son dulces. Eso sí, el ambiente es cálido, será que todavía Juan tiene fiebre. Perdura en el interior, un aroma a flor intestinal tirando a jazmín. Nada de ruidos extraños y feroces. Cada tanto un pedito mal educado, que se escapa, pero siempre siguiendo su camino.
 
Si esto sigue así, nuestra Misión se hará IMPOSIBLE, para colmo, cada tanto cae una pastilla amarilla que nos detona.
Nosotros dos, debutamos con Juan. Siempre nos tenían en veremos, todo era puro entrenamiento. A veces hacíamos algunas prácticas con el culo de un caballo, o buceábamos en el “juguito” de alguna escupidera en el asilo. Pero lo que se dice, ser un profesional, nada.
 
Sin querer, un día escalando el pico de un “tereso”, fuimos ingeridos por BOBY, un perro. Pero nuestra estadía en su interior fue brevísima. Salimos automáticamente vomitados, tipo la película de EL EXORCISTA.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

44

Escribe Claudio Giglio.

EL PLACER DE COMPARTIR

Escribe: Caro Medina Virces.

HOMBRE COMUN

Por Claudio Giglio

MALA MUJER

Poema de Claudio Giglio

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Quinta parte.

NUNCA PUDE ESCRIBIRLE QUE LA AMABA

Escribe: Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR 13

Por Medina Virces.

Subir