Correo de Lectores 20 de septiembre, 2018

CADA DÍA UN ROBO NUEVO

Escribe: Claudio A. Giglio.

El país está mal.
La gente está mal.
El país estaba mal.
La gente estaba mal.
 
No creó este malestar este gobierno sino que es una continuidad de otro que ocultó el desastre que había cometido.
 
Hoy tenemos nuevos datos veraces sobre el estado real del país.
 
Antes, se dibujaba la inflación, se inventaban resultados de pobreza (Alemania más que Argentina) 5% de pobres. Las estadísticas no existían.
 
Y estaba nuestra Patria sola en el mundo, con una alianza con Venezuela, destino proclamado varias veces por cadena nacional.
 
Se dieron pocos datos sobre el  estado en que el nuevo gobierno encontró el país, se supo que no había reservas en el Banco Central, que el nivel de pobreza medida por la UCA, Agustín Salvia, era del 30,8 %. Pero las cifras de inflación eran dadas por entes privados o por el Congreso porque el INDEC, bajo el mando sucio de Guillermo Moreno, no decía verdades sino ridículos dibujos de inflación.
 
El gobierno, desde diciembre del 2015 hasta hoy, ha cometido errores (no delitos ni maniobras de corrupción), sino de información, y de desesperación.
 
Se le atribuye, desde círculos kirchneristas y de izquierda, a incompetencia.
 
Pero sucede que al país le faltan fondos.
Muchos.
 
Y se sabe que el gobierno anterior robó mucho de eso que falta.
 
Se ha evaporado, ha desaparecido, más de un PBI.
 
Y se han barajado cifras tentativas y reales que asustan.
 
Y QUE SERVIRÍAN PARA PALIAR LA FALTA DE FONDOS PARA CONTINUAR CON LAS OBRAS PÚBLICAS Y PARA NO NECESITAR UN AJUSTE.
 
Pero sucede que: CADA DÍA APARECE UN DELITO NUEVO, CASI UNO POR DÍA (1014 DÍAS DE GOBIERNO).
 
Con la aparición de los cuadernos de Centeno, más las confesiones múltiples, más nuevos descubrimientos.
 
Ayer hubo dos novedades que agregan cifras al saqueo kirchnerista: Una cuenta en las Bahamas de Báez a su nombre y sus cuatro hijos, con 3 millones de Euros. Y se supo que hay cuentas en Suiza, en Dubai, en Liechestein, en Bahamas, en las Seychelles.
 
La otra fue un “negocio” entre Néstor Kirchner y Hugo Rafael Chavez, que les rindió a cada uno la suma de 25 millones de dólares.
 
Y siguen apareciendo como hongos los nuevos desfalcos cuya suma alcanzaría para que la Argentina no esté ni entre más en el desconsuelo del desastre económico, social y político en el que está.
 
Azuzado por bandas y personajes detestables, que creen tener el poder de romper, tomar, destrozar, insultar, con la sospechada esperanza  y manifiesto deseo de que al país le vaya mal para volver a tomar las riendas desparejas y sucias que nos han colocado en este difícil estado.
 
PERO RECUERDO QUE DESDE HACE MUCHOS AÑOS QUE VENGO DENUNCIANDO LA CORRUPCIÓN, LA FALACIA, LA FANTASÍA, EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS, EL DESPOJO Y LA INMORALIDAD,  QUE DESPLEGABA DESVERGONZADAMENTE EL GOBIERNO KIRCHNERISTA (UNO DE LOS TANTOS PERONISTAS QUE HAN ASOLADO AL PAÍS DESDE SU APARICIÓN.
 
Y que como siguen apareciendo robos, cifras espeluznantes, conocemos el principio pero no el final, Y EL GOBIERNO TAMPOCO,  las medidas necesarias para solucionar el derrumbe populista del país, DEBEN IR CAMBIANDO Y HACIENDO MAS GRAVES ESAS MEDIDAS.
 
Y solo saldrá la Patria de esto, con el esfuerzo infinito, y doloroso de todos, a pesar de las hordas que, desesperadas por haber perdido las fuentes de mantenimiento de sus fortunas y con sentencias carcelarias a la vista, siguen promoviendo agitación y desorden y destrozos, obedeciendo a órdenes de personajes conocidos, que gastan sus enormes botines para pagar los piquetes, tomas, amenazas, heridos (siempre policías).
 
Lo digo desde hace muchos años.
Lo sostengo.
 
Robaron un país entero.
 
No pueden volver a gobernarlo.
 
Claudio Aníbal Giglio-
DNI 4134981-
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LAS HUELLAS

Por Claudio A. Giglio.

LA PATRIA EXISTE Y TRIUNFARÁ

Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

SEGURIDAD

Escribe: Claudio A. Giglio.

MACRI PUEDE. CRISTINA NO

Escribe Omar Manuel Calvo Rey.

LA PAZ

Escribe: Claudio A. Giglio.

ELLA

Escribe: Claudio A. Giglio.

ROBERTO

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir