Poesía, Narrativa y Ensayo 26 de junio, 2018

CAMINANDO 281, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

Con frecuencia me pregunto ¿dónde están nuestros afectos? ¿Cuáles son los objetos o personas depositarios de nuestros quereres, de nuestras elecciones de nuestros quereres, de nuestros amores o nuestros odios? 
 
Bien podría decir: soy mis afectos. Pero si pasamos los sentidos por las pantallas podemos percibir que están cargadas de todos los sentimientos imaginables, la violencia es un denominador común. 
 
Nuestros afectos frente a todo ello se desorientan. Mucho se ha escrito sobre la educación de los sentimientos, pero no basta lo escrito, es necesario educar con la acción.
 
Me preocupan los niños. ¿Quién los quiere y se los demuestra sensiblemente? ¿De qué modo siente el afecto de su familia, en primer lugar de su mamá? 
 
Gran neutralizador de todo lo que ven en las pantallas. Los afectos se expresan, necesitamos darlos y recibirlos, en particular los niños y ancianos. 
 
¿Cuánto hace que no acariciamos o besamos a los viejos? Y lo necesitan.
 
Este tiempo que vivimos los podemos hacer fecundo regalando afectos, hechos caricia, mirada, palabra. No creo que haya una realidad que genere tanta vida y nos haga un poco más felices…
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

SOMOS DEL INTERIOR -PRIMERA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

HOMBRE COMUN

Por Claudio Giglio

MALA MUJER

Poema de Claudio Giglio

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Quinta parte.

NUNCA PUDE ESCRIBIRLE QUE LA AMABA

Escribe: Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR 13

Por Medina Virces.

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Cuarta parte.

Subir