Lobos, Historias y Personajes 28 de mayo, 2018

SAN CONO: UNA FIESTA QUE SE PERDIÓ

Lobos era uno de los cuatro lugares en el mundo donde se llevaba a cabo esta celebración.

Una fiesta que se llevaba a cabo con tanto entusiasmo en Lobos, se perdió. Estamos hablando de la celebración de “San Cono”.
 
En esta ocasión reeditamos una nota publicada tiempo atrás con motivo de rememorar la importancia de esta festividad en nuestra ciudad.
 
El Santo oriundo de Teggiano, nació en el siglo XII y se convirtió en un personaje adorado por los italianos.
 
Cuenta la historia que en un pequeño pueblo de la provincia de Salerno, Italia, llamado Teggiano, nació San Cono. Se sabe que sus padres—los Indelli—suspiraban por la llegada de un hijo que se hacía esperar, y la leyenda consigna que una noche los esposos tuvieron un mismo sueño: Del seno de Igniva—ese era el nombre de su madre—brotaban llamaradas. Un sacerdote interpretó la visión anticipando a la madre que a pesar de ser de avanzada edad, tendría un hijo que sería la gloria de su pueblo. "Algo perfecto", eso es lo que significa "Cono", y ese fue el nombre que sus padres le pusieron al niño, felices del acontecimiento.
 
Tempranamente, Cono decidió solicitar el ingreso al monasterio benedictino de San Nicolás, pero el Superior, conociendo los desvelos que los padres tenían por aquel único y tardío hijo, no lo aceptó. Sin embargo, Cono ardía de impaciencia por retirarse al monasterio. Tanto es así, que se presenta en una ciudad más alejada, de incógnito. Sus padres lo siguen y lo reclaman, y él se esconde en el horno de pan del monasterio de Sta. María de Cadossa. Al salvarse por verdadero milagro de morir quemado, los padres aceptan su llamado vocacional.
 
En un atardecer de verano recibe un misterioso mensaje: "Esta noche Dios te llamará". Así sucedió, en la madrugada del 3 de junio de un año de comienzos del siglo XII, San Cono moría serenamente. Tenía alrededor de 20 años. Fue beatificado por el Papa Sixto V (1585 - 1590) y canonizado por el Papa Pio IX el 27 de abril de 1872. 
 
EI 27 de septiembre de 1261, los dos pueblos cercanos se disputaban los restos del monje benedictino. Finalmente, deciden ponerlo en un carro y dejar que los bueyes decidan el camino. El rumbo fue el pueblo de Teggiano natal, y ante la iglesia de su infancia los bueyes se echaron. Quien primero lo reconoció Santo fue el pueblo mismo: en la Iglesia de la Anunciata se encuentra una campana de 1333 con la inscripción "San Cono".  Fueron los emigrantes teggianenses quienes llevaron su culto a varias regiones del mundo. Hay cuatro lugares en los que se festejó San Cono con gran fervor: Teggiano (Italia), Brooklyn (New York), Florida (Uruguay) y Lobos (Bs. As., Argentina).
 
San Cono era el patrono de la colectividad italiana, y en Lobos se festejaba anualmente su día desde 1890. Se sabe que la Plaza Tucumán era el sitio donde se hacían las carreras de sortijas, y donde se tiraban fuegos artificiales y salva de bombas. También había bandas de música que llegaban en el tren y eran esperados por los fervientes seguidores de Cono.
 
El que se encargaba de organizar a los gauchos que desfilaban en el festejo, era Roque Spinelli, quien nació en el mismo lugar que San Cono. Él fomentó las carreras de sortijas en dicha fiesta popular.
 
Muchas personas que residían en Lobos eran inmigrantes italianos y trabajaban como jornaleros (los Vilano). Y también estaban los italianos del norte (Guindani, Ratti, Tagliero...). Había una gran disputa entre el norte y el sur. “Los del sur, tal como cuenta el historiador José Guindani, traen como distintivo al santo del pueblo (Cinnadaio, Sapienza, Gruccio, Butrico…).  El festejo tenía lugar cada 27 de septiembre, día de la muerte de San Cono. Ello ocurrió para hacerles la contra a los oriundos del norte, que lo celebraban el 20, día en que le sacan el poder al Papa y se unifica Italia como Nación (…)”. Y detalló que “la imagen de San Cono se puede ver en el Museo Pago de Los Lobos, además de distintas fotografías que reviven aquellos días de festejo”.
 
Por otra parte, el lobense Roque Cinnadaio (integrante de la última comisión de festejos) nos contó qué es lo que recuerda de esos tiempos, y entre algunos detalles, manifestó: “Se realizaba un desfile con la imagen de San Cono desde la Iglesia, llegaban hasta las calles Salgado y Las Heras, de ahí se dirigían a la Plaza Tucumán, tomaban la calle Buenos Aires y así volvían al Templo Parroquial. Era una fiesta muy popular. Aparte, después se tiraban  fuegos artificiales en la Plaza Tucumán, aunque en los últimos años los festejos tuvieron lugar en el Parque Municipal”.
 
Y agregó que “todos los organizadores eran italianos o hijos de estos. La celebración que se realizó en el Parque fue organizada por las personas que cenábamos todos los viernes en la Sociedad Italiana: mi hermano, “Pepino” Giuliano, Pedro Giuliano, Pedro Badaluco, el “Gordo” Biroccio y yo, entre otros”.
 
Y disparó que “era impresionante la cantidad de gente que venía desde otras ciudades a Lobos cada 27 de Septiembre”.
 
Por otro lado, una de las personas que también nos llevó a esa época, fue Nelly Schettino “Negrita”- hija de uno de los ex organizadores- quien nos contó que “el día anterior a la celebración era de preparativos; se comenzaba con toda la organización. Muchos iban a esperar a la estación a la banda de música que llegaba. Esa noche ya se hacía una cena de festejo. Al otro día (27 de Septiembre) se hacía una Misa y luego se realizaba la gran procesión”. Resaltó que “los chicos que estaban en la escuela eran retirados por sus padres para que vivan esa fiesta popular”.
 
“Los grandes festejos eran en la Plaza Tucumán; había fuegos artificiales, bombas...”. “Luego, en los 60, comenzaron a decaer”.
 
Y cerró contando que “mi padre, Andrés Schettino, era uno de los organizadores junto a los Petraglia y los Pascual, entre otras familias”.
 
Finalmente, José “Pepino” Giuliano- presidente de la Sociedad Italiana- comentó respecto al tema que “a esta ciudad vino mucha gente de Teggiano, lugar del que era oriundo San Cono. Muchas familias han venido de esa zona: los Costa, Antonio y Mario Cetaro, los Galeani...En base a eso, se unieron e hicieron la fiesta de San Cono. Se reunían y recorrían las calles con la imagen del Santo; era un honor para los seguidores”.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LOBOS Y SU HISTORIA: 216 AÑOS DE VIDA

Con motivo de cumplirse un nuevo aniversario de la fundación de nuestra ciudad, consideramos oportuno publicar el listado de los Curas Párrocos que pasaron por la Iglesia “Nuestra Señora del Carmen”.

LOBOS: ORIGEN DEL NOMBRE

Este 2 de junio se celebran 216 años de su fundación.

EDUARDO CASEY: NACIÓ EN LOBOS Y FUNDÓ VENADO TUERTO

Fue uno de los más característicos hombres de negocios de Argentina del ´80.

ANIMA FIESTAS CRIOLLAS HACE 40 AÑOS

“Soy un decidor de las costumbres camperas”. Así se define el lobense Daniel “Coraje” Loizaga.

GUILLERMO SAPIENZA ENTREVISTÓ A LOS NIETOS DE JULIÁN ANDRADE, EL AMIGO DE JUAN MOREIRA

Andrade vivió en Tandil cuando logró salir de la cárcel. Estuvo al lado de Moreira cuando fue asesinado en el Almacén La Estrella, de Lobos, en 1874 (tenía 45 años).

VISITÓ CUARENTA PAÍSES Y RECORRIÓ 104.543 KILÓMETROS EN CASI 1 AÑO

Laurato Goya se dio el lujo de conocer las 7 maravillas del mundo moderno y 1 del mundo antiguo. Vivió desde una noche en un hotel 5 estrellas por el retraso de un vuelo, hasta en una casa de voluntariado en Calcuta.

LOS MÉDICOS QUE LO ATENDIERON TRAS SU GRAVE ACCIDENTE EN 2008, ESTUVIERON EN SU CUMPLEAÑOS DE 30

Fernando Peredo pudo celebrar tres décadas junto a su familia, amigos y también acompañado por profesionales que lo atendieron tras un grave accidente que protagonizó años atrás.

Subir