Poesía, Narrativa y Ensayo 17 de mayo, 2018

PLACERES DESCONOCIDOS

Por Claudio Giglio

Los caminos de la   vida te llevan por costumbres, y placeres desconocidos.
 
Desconocidos hasta que, un momento inesperado, raro,  te pone frente a ellos.
 
Y cambia tu hábito y se modifica tu vida.
 
Eso es la vida.
 
Un constante cambio de costumbres y de placeres.
 
Sería muy incómodo si no fuese así.
 
Fui un exagerado fumador desde los 19 años hasta los 60, cuando un día, sin intención alguna, no pude fumar más.
 
De más de cuatro paquetes a ninguno en un “momento inesperado” e indeseado.
 
No tomaba, habitualmente, vino.
 
En el año 2002 fui operado de coronarias.
 
El cirujano, Dr. Ríos, mendocino de Las Heras, me indicó, siguiendo las sugerencias del maravilloso Favaloro, que tomara una copa de vino, un buen vino tinto, por día.
 
Por la noche, con la cena, tomo desde entonces, media copa de un muy buen Malbec, Rutini, o Álamos, o un Blend artesanal mendocino de Agrelo, de maravillosa calidad.
 
Y me he convertido en un enamorado de esa sangre dulce y frutada que está frente a mí en mi cena.
 
Nunca tomé mate.
 
Salvo alguno aceptado cuando hacía una consulta domiciliaria y los familiares del paciente me invitaban con un mate que aceptaba por urbanidad más que por gusto.
 
Hace unas tardes, sentados en la cocina-parrilla, con Elina y Rebeca, me convidaron con un mate, cosa que nunca hacían porque no “era” matero.
 
Y desde ese momento, nuestras tardes se saborizan con mi nuevo placer.
 
He descubierto el mate.
 
Y la compañía mateando.
 
Los caminos de la vida” me”  llevan por costumbres y placeres desconocidos.
 
Claudio A. Giglio
 
DNI 4134981
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

SOMOS DEL INTERIOR -PRIMERA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

HOMBRE COMUN

Por Claudio Giglio

MALA MUJER

Poema de Claudio Giglio

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Quinta parte.

NUNCA PUDE ESCRIBIRLE QUE LA AMABA

Escribe: Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR 13

Por Medina Virces.

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Cuarta parte.

Subir