Poesía, Narrativa y Ensayo 2 de mayo, 2018

EL SILENCIO
 
No solamente el silencio es necesario para la fecundidad de la palabra, es doblemente necesario para escuchar la palabra del otro, para darle acogida en mi interioridad. 
 
La palabra dice cuando brota del silencio y llega al silencio del otro que es espera y esperanza. 
 
Nos pasamos una vida esperando esa palabra que no llega y morimos sin decirla ni escucharla. No hablo de grandes elocuencias, pero ¿cuánto hace que no decimos ni escuchamos, las palabras irremplazables: TE AMO, nada más? Aquí no podemos aplicar aquello de: por sabido se calla. 
 
Hay que decirlo mil veces y de mil formas distintas porque a ellas sigue la palabra ineludible, la que lo dice todo: ¡GRACIAS! ¡MUCHAS GRACIAS!
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

SOMOS DEL INTERIOR -PRIMERA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

HOMBRE COMUN

Por Claudio Giglio

MALA MUJER

Poema de Claudio Giglio

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Quinta parte.

NUNCA PUDE ESCRIBIRLE QUE LA AMABA

Escribe: Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR 13

Por Medina Virces.

LOS MALANDRAS Y EL MONJO

Cuento de Gustavo Contrera. Cuarta parte.

Subir