Poesía, Narrativa y Ensayo 1 de mayo, 2018

TRES VOCACIONES.

Por Claudio Giglio

Mi vocación, a los 7-8 años, era ser maquinista, pero de estas locomotoras a vapor. Un sueño. Pero una vez, por esos años, (era un niño adulto con responsabilidades) me mandó mi papá a Mercedes a cobrar una cuenta a lo de Mustoni, (Temistocles era el segundo nombre.) Tomé el tren eléctrico en Flores, bajé en Merlo. Tenía en las manos la revista Patoruzú. Y cuando el tren que me llevaría a Mercedes se estacionó en el andén bajo, fuí hacia la locomotora de vapor, a mirar mi sueño desde su costado. El maquinista me vio y me comenzó a conversar. Le conté de mi sueño, de mi vocación, y me ofreció llevarme en la locomotora, algunas estaciones, si le prestaba el Patoruzú. Conocés mi respuesta. Hasta me dejó tocar el pito, y recuerdo que me dijo ¡ Basta, que van a creer que tenemos una emergencia!!!.Varias estaciones disfruté y me emocionó aquel viaje EN LOCOMOTORA. Luego de varias estaciones, bajé y me fuí al vagón, donde unas señoras me invitaron a tomar el té, y luego me llevaron en taxi hasta lo de Mustoni. Y Mustoni me recibió con afecto (raro, un chico de 8 años cobrador), y me dio de regalo algo que recuerdo como $ 10.- Que me gastè en una pizzería frente al negocio. De vuelta, tenía que bajar en Haedo y tomar el eléctrico hasta Flores, pero seguí hasta Once en el que tradicional en que venía. Y de Once a casa, como me había quedado el dinero que mis viejos me habían dado para que comiera algo, y ya había comido mucho, me tomé un taxi hasta mi casa. Cobré, por mi desobediencia, y por mi amor a las locomotoras. MI PRIMERA VOCACIÓN. HUBO UNA SEGUNDA Y UNA TERCERA. ACTUAL.
 
Claudio Giglio
DNI 4134981
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

CAMINANDO 283 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

EL PLACER DE COMPARTIR 8

Por Medina Virces.

LA DAGA

Escribe: Caro Medina Virces.

CAMINANDO 282 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

EL PLACER DE COMPARTIR (7)

Por Medina Virces.

CAMINANDO 281, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

I M A G I N A R I O

Por Caro Medina Virces.

Subir