Poesía, Narrativa y Ensayo 24 de abril, 2018

LAS  PALABRAS 
 
Si nos preguntamos ¿qué necesita la palabra para tener sentido? nos encontramos con un problema particular. No tienen sentido por sí mismas las palabras. Es toda una construcción que depende de circunstancias, texto y contexto dicen los que saben. 
 
Pero si nos preguntan de dónde nace la fecundidad de la palabra, entramos en una dimensión nueva. Nace del silencio.
 
En él se elabora su sentido más profundo, para bien o para mal. En el silencio interior, en la imaginación creadora, la palabra va adquiriendo el sentido más personal que nos expresa. Por eso la sabiduría popular distingue las palabras con y sin intensión. La palabra y el discurso vacíos. No nacen del silencio, no tienen imaginación ni sentido. Parecen que dicen pero no dicen nada. 
 
Los medios en su gran mayoría dicen y nos contagian palabras sin sentido. Sin embargo son creídas, compramos y consumimos por su fuerza repetitiva. Lo mismo sucede con la violencia. Un hecho escuchado mil veces, genera en nosotros un temor ante el cuál toda prevención es poca.
La fecundidad de la palabra nace del silencio y si quiero que la palabra del otro me llegue, tengo que hacer silencio, así se inicia el diálogo.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

CAMINANDO 283 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

EL PLACER DE COMPARTIR 8

Por Medina Virces.

LA DAGA

Escribe: Caro Medina Virces.

CAMINANDO 282 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

EL PLACER DE COMPARTIR (7)

Por Medina Virces.

CAMINANDO 281, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

I M A G I N A R I O

Por Caro Medina Virces.

Subir