Correo de Lectores 6 de febrero, 2018

ÚLTIMO ACTO

Escribe: Claudio A. Giglio.

La farsa ha terminado.
 
La evidencia de las escenas finales de la farsa, están a la vista y en la idea.
 
Ya no es posible ocultarla, a pesar de los cambios diarios de dirección de las opiniones vertidas por Capitanich, que, por ejemplo, un día ataca a los ahorristas, y luego aplaude el ahorro y se confiesa poseedor de plazos fijos, un día ataca a Aranguren y la Shell, y al día siguiente (hoy) todas las petroleras anuncian aumentos (nuevos aumentos DEL 6%) de los combustibles.
 
Es muy difícil el camino hasta el final del mandato constitucional de la presidente.
 
Su estado de salud muestra evidencia de dificultades sobre su capacidad para seguir gobernando.
 
Es por eso, tal vez, que delegó el gobierno, en el ex gobernador del Chaco y en el ministro de economía, el manejo del país.
 
Un manejo que no parece poder controlar los daños producidos por años de mala administración, de corrupción, de enriquecimientos, de inflación mentida, de (SOBRE TODO) PÉRDIDA DE LA CONFIANZA DEL RESTO DEL MUNDO, cosa que nos ha dejado solos y sin posibilidades de la obtención de empréstitos lógicos y, que la propaganda, el nuevo relato, pretende minimizar pero no lo logra.
 
Hay por la opinión pública, por diferentes relatores, la presunción de que la presidente va a resignar su mandato, por licencia, o por renuncia.
 
O que va a intentar llegar al final del mismo, prolongando la agonía y tratar, prepotentemente, de tapar los tumores que le va dejando en la Argentina.
 
Los que opinan que va a dejar el gobierno anticipadamente, y lo consideran lo mejor, argumentan que se acortaría el período de destrucción a que el país está sometido. 
 
Pero el gobierno que llegue, deberá hacerse cargo del desastre, y tal vez sea CULPADO POR ÉL.
 
Los que esperan que termine el mandato, consideran que es necesario que suceda esto, porque de esa forma terminaría quemada la época kirchnerista, y tal vez de gran parte del peronismo. Y la presidente pagaría el gravísimo daño que le causa al país.
 
Pero si este desgobierno continúa durante dos años más, la destrucción del país será, salvo un cambio formidable, que la presidente y sus acólitos no parecen estar dispuestos a hacer, total.
 
Pero, en ambos casos, y lo estamos viendo todos los días con el ajuste llamado de cualquier otro modo simulador, con el desborde veloz de los precios, el aumento de todo elemento, nacional o importado, LO PAGARÍA EL PUEBLO. NO LA PRESIDENTE: E L P U E B L O!!!
 
Será la Argentina una ruina casi irrecuperable, y el gobierno que continúe, deberá hacer enormes esfuerzos para desenterrar el cadáver.
 
De cualquier manera, la farsa ha terminado.
 
Y el daño que le han hecho al país, al pueblo, a las ilusiones, dejará una cicatriz que quedará en la historia como LA SEGUNDA DÉCADA INFAME.
 
Claudio Giglio-
DNI 4134981-
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

EDUCACIÓN SEXUAL

Terminé el secundario en 1952.

FMI

Escribe: Claudio Giglio.

ROTA

Escribe: Claudio Giglio

EXPLOSIONES

Escribe: Claudio Giglio

Subir