Correo de Lectores 13 de enero, 2018

DESINFORMACIÓN

Escribe: Claudio Giglio.

El habitual opinador Concejal  Carriquiry, habla en el periódico La Palabra sobre el proyecto de pavimento de 20 cuadras, y su costo.
 
Según su opinión desinformada, como ha pasado otras veces, la pavimentación debe ser gratuita, y critica al Municipio porque no gestionó más.
 
Le hago conocer, que los pavimentos inconclusos que recibió el actual gobierno municipal, no fueron pagados por los frentistas.
 
Conozco Lobos desde 1946, y siempre los pavimentos fueron  un beneficio pago para el frentista.
 
Siempre se cobró por metro, y  se hablaba con los vecinos que firmaban o no, y al llegar a un porcentaje de aceptaciones, la obra se hacía.
 
No estoy seguro si durante las administraciones militares, se pagó por la enorme cantidad de obras  de pavimento y de cloacas útiles, reales, profundas.
 
Y tanta era la transparencia, que el entonces Intendente Laurentino Otaduy, fue sancionado económicamente por unos fondos usados fuera de su destino indicado.
 
Pero durante mi período como concejal, durante la administración Manin (peronista) los pavimentos, se cobraban.
 
Espero que no considere obras de pavimento a la capa de pintura negra proselitista que se realizó durante la administración Sobrero, ya que como fue previsto al seguir la veloz e ineficiente progresión preelectoral de la obra, no duraría esa cobertura el tiempo que dicho pavimento, bien hecho, debe durar, y hoy una de las tareas más pesadas que tiene la administración Etcheverry, es arreglar aquel despropósito.
 
La información previa a la opinión, evita emitir opiniones criticables y absolutamente inexactas.

Claudio Giglio
DNI 4134981
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

ALFREDO LEUCO

Escribe: Claudio Giglio.

ENHORABUENA POR EL BRAVO Y SIMPÁTICO GUSTAVO TIMO

Escribe: Primo Preti, desde Módena, Italia.

TRUENOS

Escribe: Claudio Giglio.

DESEQUILIBRIO

Escribe: Claudio Giglio.

LA LEY

Escribe: Claudio Giglio

COMUNICACIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

CULTURA COMO MEDICACIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir