Correo de Lectores 8 de diciembre, 2017

CREYÓ

Escribe: Claudio Giglio

Creyó que su reino de fantasías, falacias y  corrupción iba a ser eterno.
 
Pero un pueblo harto de sus desequilibrios mentales y  morales, derrotó su armado aparentemente perfecto, y, sin abdicar, dejó su trono infinitamente productivo.
 
Una justicia, que poseía todos los elementos para juzgar sus delitos, frenada por el mismo armado que proveyó de elementos como Justicia Legítima, y Gils Carbós, cuando se deshizo de las ataduras que ella había diseñado para lograr su eternidad y su impunidad, arrancó con la fuerza de lo retenido .
 
Y aceleró su ritmo, y procesó, y determinó castigos, hoy, solo iniciales.
 
Y ella no los asumió, como no asumió su derrota.
 
Y en un discurso clásico y desequilibrado, con el terror en su faz, mintió, negó, insultó, culpó, y se colocó en una posición de víctima de una agresión personal QUE NO EXISTE.
 
La causa está, y  ella dentro, arriba, dirigiendo.
 
No ha cambiado.
 
Ni cambiará.
 
Claudio Giglio
DNI 4134981
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

ALFREDO LEUCO

Escribe: Claudio Giglio.

ENHORABUENA POR EL BRAVO Y SIMPÁTICO GUSTAVO TIMO

Escribe: Primo Preti, desde Módena, Italia.

TRUENOS

Escribe: Claudio Giglio.

DESEQUILIBRIO

Escribe: Claudio Giglio.

LA LEY

Escribe: Claudio Giglio

COMUNICACIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

CULTURA COMO MEDICACIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir