Salud 18 de agosto, 2017

EL AGUA Y EL INVIERNO

Por Camila Puldain. Iin® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

El agua y el invierno
 
La deshidratación no es sólo un tema de verano: se trata, simplemente, de cuando tu cuerpo no tiene la cantidad suficiente de agua y fluidos que necesita. Nuestro cuerpo es un 60%-80% agua, así que tiene sentido que, al no ingerir el agua suficiente, un montón de cosas comiencen a ocurrir. 
 
1. ¿El pájaro loco?
 
Tu organismo está constantemente usando el líquido que tiene disponible, el cual no se trata solamente de agua, sino también de minerales esenciales como el sodio y el potasio. Cuando tus niveles de hidratación son bajos, una reacción química ocurre en tu sangre a la cual tu cerebro es súper sensible. El mismo reacciona desatando dolores de cabeza, y se pone peor a medida que la reserva líquida se agota. Y esto, a su vez, disminuye el volumen de la sangre, lo que significa que va a llegar menos oxígeno a tu cerebro, y por ende, triplicando el impacto de los dolores de cabeza.
 
2. Plomero a domicilio
 
El agua ayuda al tránsito de los desechos alimenticios a través del intestino para ser eliminados. Por lo que, si no contamos con la suficiente agua, esta tarea no va a poder llevarse a cabo de manera eficiente y generará la temida constipación. 
 
3. Momento Titanic
 
Sin la cantidad suficiente de agua en el organismo, el volumen y la presión sanguínea disminuyen, causándote mareos y sensación de “estar en el aire”. 
 
4. Una que sabemos todos
 
Un signo temprano, aunque sutil, de que necesitás más agua es andar “picoteando por ahí” con más frecuencia. Si comiste bien durante el día pero todavía tenés la necesidad de picotear entre comidas, especialmente frutas y otros alimentos con altas cantidades de agua, prestá atención: en lugar de seguir comiendo, probá a reemplazar ese impulso por un vaso de agua.
 
5. Lemon pis
 
Un signo más que obvio de deshidratación es cuando tu orina se torna color amarillo intenso, lo que  significa que tiene una alta concentración de residuos. Esto sucede porque, como ya dije, el agua ayuda a drenar todo el desperdicio del cuerpo, y cuando uno está bien hidratado, aumenta el radio de agua desechable, por lo que la orina queda más diluida y liviana, para ser más fácilmente eliminada.
 
6. Síndrome Snorlax
 
Cuando dormir nunca es suficiente, puede ser que sea hora de aumentar tu ingesta de agua. Al estar bien hidratado, el agua se mueve por el torrente sanguíneo hasta tus células para mantener el nivel apropiado de sangre y regular la presión. Pero cuando estás deshidratado, el volumen sanguíneo disminuye, por lo que también lo hace el oxígeno, desabasteciendo a todo el organismo y disminuyendo el funcionamiento muscular y nervioso – dejándonos a merced de sentirnos más cansados y fatigados sin demasiado esfuerzo.
 
7. “¡Laaaaaaa caloooooooooor!”
 
Cada individuo requiere determinada cantidad de agua para regular la temperatura corporal. Cuando nuestro cuerpo se sobrecalienta, transpiramos; la transpiración es lo que ayuda al organismo a disminuir la temperatura mediante el proceso de evaporación. Entonces, si el sudor está compuesto en su mayor parte de agua, al deshidratarte, no vas a sudar demasiado, por lo que tu cuerpo se va a recalentar muy fácilmente.
 
8. Garganta con arena
 
Un indicador que no falla es tener la boca seca y la lengua hinchada. La boca es naturalmente húmeda, así que cuando esto sucede, dirigite a Aguateros Anónimos que no queda más lejos que la cocina de tu casa.
 
9. Destination Calambres
 
Una buena hidratación y un adecuado balance de electrolitos son esenciales para una contracción muscular apropiada. Cuando estás deshidratado, tu balance de electrolitos se ve afectado. Y cuando las reservas se sodio y potasio son bajas, ¡podés acabar teniendo tremendos espasmos musculares!
 
10. Piel de... ¿plastilina?
 
Para mantener tu piel brillante y joven, la hidratación es clave. Una prueba fácil es el “picky test”: pellizcarte la piel para poder ver si vuelve a “su lugar”. Si lo hace rápidamente, estás de diez, pero si tarda notablemente, es porque necesitás agua. Esto suele ocurrir durante la deshidratación moderada a severa (implica la deshidratación de un 10% al 20% del cuerpo), lo que puede generarte golpes de calor y transpiración repentina o inusual. Procurá hidratarte lo antes posible, pero de a poco, para prevenir shocks y cambios bruscos en el volumen y la presión sanguíneos.
 
*Fuente: James Colquhoun, director y fundador de FMTV (Food Matters)
 
Camila Puldain
IIN® Health Coach
Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LA DIRECCIÓN EJECUTIVA DEL HOSPITAL ZONAL DE AGUDOS DE LOBOS, CONVOCA A PROFESIONALES

Dirigida a médicos para desempeñarse en el centro de salud.

CIERRE DEL PROSANE EN LA ESCUELA 2

A través del Programa Nacional de Sanidad Escolar, se vacunaron 436 chicos.

PRIMERA JORNADA DE PREVENCIÓN DE FACTORES DE RIESGO CARDIOMETABÓLICO

Tuvo lugar en la Plaza 1810 y los organizadores quedaron sorprendidos por la cantidad de gente que se acercó.

ENCUENTRO DE CARDIOMETABOLISMO EN LOBOS

Auspiciado por el Círculo Médico y el Municipio de nuestra ciudad.

COLECTA DE SANGRE EN LOBOS DEL 26 AL 28 DE NOVIEMBRE

Hoy es el “Día nacional del donante voluntario de sangre”.

EL CÍRCULO MÉDICO DE LOBOS INFORMÓ SOBRE DOS EVENTOS DE IMPORTANCIA EN NUESTRA CIUDAD

Tendrán lugar el viernes 9 y el sábado 10 de noviembre.

NEUROSUEÑO: SOÑÁ TU VIDA, VIVÍ TU SUEÑO

“La mejor opción para estudiar tu sueño”. (Ver video explicativo al final de la nota).

Subir