Correo de Lectores 14 de junio, 2017

MÁS CORRUPCIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

Se conocían, aún durante su gobierno, trampas de corrupción que llenaron bolsos con dólares y cuentas en el exterior, que enriquecieron a deshonestos funcionarios, y que junto con las falacias que dispersaron durante sus doce años de gobierno, dejaron un país en llamas.
 
Durante las elecciones, sufrieron una derrota que no esperaban, y que inhabilitó su sueño de CORRUPCIÓN ETERNA.
 
Y el nuevo gobierno, comenzó a desarmar la cadena de bombas que la anterior presidente había dejado sembradas, y que hemos descripto,  algunas por maldad y otras por una falta de eficiencia que se veía en cada paso.
 
Hubo éxitos en la gestión del nuevo gobierno, como el final del juicio con los holdouts, lo que permitió el ingreso de fondos para hacer frente a la crítica situación financiera que había dejado la banda anterior, y el levantamiento del cepo cambiario.
 
Y con la colaboración de un congreso consciente del drama, respirar suavemente.
 
Se adoptó un plan de gradualismo, diferente a los shocks que conocemos, y  que cada uno de ellos dejó un saldo altamente desfavorable para la GENTE, y la economía del país.
 
La comunicación desde el gobierno al pueblo del estado del país fue criticada como insuficiente y lo fue.
 
Pero (y ahora viene la razón) NO SE PODÍA DAR A CONOCER LA REALIDAD PORQUE LA INFORMACIÓN ERA SOLO PARCIAL.
 
Hoy, un año y medio después, siguen apareciendo notas agudas y dolorosas que demuestran por qué no se pudo, al comienzo, dar un pantallazo total del derrumbe argentino.
 
Hace poco tiempo, se supo de las coimas de Odebrecht, que salpican a funcionarios egregios y eternos del gobierno K.
 
Se habló de 35 millones de Dólares, pero hoy se sabe que son 100 millones o más.
 
Se supo que Bariloche, con intendencia de FpV, había recibido más de 400 millones de pesos para construir viviendas, PERO NO ESTÁ EL DINERO NI LAS CASAS.
 
Y la última conocida, es el caso del hotel Waldorf, con su entramada de Sanfelice, (siempre) Odebrecht, Báez, López.
 
Y seguramente seguirán apareciendo.
 
Y el gobierno deberá continuar arreglando el desastre.
 
Es cierto que el pueblo necesita desesperadamente una mayor rapidez en observar y disfrutar resultados, pero la magnitud de la delincuencia es tan grande, que es difícil si no imposible apurar el paso.
 
La solución debe estar en camino, porque algunas mejorías se notan, como el aumento de las reservas, la disminución, lenta pero visible, de la inflación, y algunas mejorías en la economía.
 
Pero, repito: EL DAÑO FUE TAN GRANDE Y AÚN SIN CONOCERSE EN SU TOTALIDAD QUE EL PUEBLO, CON MÁS PACIENCIA, VERÁ LOS RESULTADOS EN UN TIEMPO MÁS PROLONGADO QUE EL QUE EXIGE, PREPOTENTEMENTE, QUIEN FUE LA CAUSANTE DEL DESASTRE.
 
La aparición de nuevos nidos de corrupción es minutada. Cada día una nueva. Esperemos, porque de no procederse de esta manera, estaríamos sufriendo lo que está padeciendo el pueblo venezolano.
 
Era el futuro. YA NO LO ES.
 
Claudio Giglio
DNI 4134981-
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

DEPREDACIÓN EN LA LAGUNA DE LOBOS

Escribe: Santiago Héctor Dabove.

¿VOLVER A LOS SETENTA?

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA MUJER

Escribe: Claudio Giglio

SIN MEMORIA

Escribe: Claudio A. Giglio.

2017

Escribe: Claudio A. Giglio.

MARCHA

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA CARTA

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir