Correo de Lectores 7 de junio, 2017

DEPREDACIÓN EN LA LAGUNA DE LOBOS

Escribe: Santiago Héctor Dabove.

Estimados Amigos de Infolobos, me dirijo a Uds a fin de poner en conocimiento de Vuestro medio de comunicación, que el sábado próximo pasado a instancias de encontrarme paseando con mi familia por la Laguna (soy habitante del barrio la Araucaria) pude observar, con tristeza por cierto, veinte cabezas de tarariras tiradas a la orilla del agua en el puente que va camino a Salvador María a escasos metros del control policial de acceso a la Laguna.
 
Todos los ejemplares estaban fuera de medida, y este es un hecho que se repite constantemente. Cabe recordar que esta especie hacia el año 2007 (año de muy bajas temperaturas) había prácticamente desparecido de todos los espejos de agua (ríos, arroyos y lagunas) de la provincia de Buenos Aires, y poco a poco hace no más de 2 o 3 años los pescadores deportivos vimos con alegría como se fue recuperando lentamente.
 
La falta absoluta de controles es evidente, como así también la desidia y falta de responsabilidad por parte de las Autoridades encargadas de ejercer dichos controles. No quiero dejar afuera a aquellos que se dicen pescadores “deportivos” y no son más que depredadores. Fin de semana tras fin de semana, se puede observar como a la vista de todos hay gente pescando con más de cuatro o cinco cañas por pescador y nadie controla esta situación.
 
A mayor abundamiento, no es ocioso poner de resalto que tanto tariras como pejerreyes son dos especies de alto valor deportivo, y a juzgar por el frágil estado de tales recursos se deberían respetar épocas de veda, cantidad de piezas por pescador, y porque no, practicar pesca con devolución, que es la forma en la que las generaciones futuras puedan contar con la posibilidad de disfrutar de tan bella práctica.
 
Es responsabilidad de todos, pescadores y autoridades preservar los recursos naturales de nuestra querida Laguna, tantas veces castigada por contingencias naturales, y tantas más por la desidia de los humanos.
 
Propongo también que para cuidar el espejo de agua, tan valioso turísticamente para nuestra ciudad deberían tramitarse permisos de pesca, como sucede en tantos otros ámbitos.- Simplemente quiero seguir disfrutando de la Laguna, con mis hijos y claro está en el futuro con mis nietos.
 
Urge tomar las medidas del caso, porque con el noble esfuerzo de las entidades intermedias no alcanza, es el poder de policía del estado el que debe intervenir, haciendo caer todo el peso de la ley sobre quienes arruinan un recurso natural en forma totalmente irresponsable.
 
Santiago Héctor Dabove
 DNI 25.686.943
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

MÁS CORRUPCIÓN

Escribe: Claudio A. Giglio.

¿VOLVER A LOS SETENTA?

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA MUJER

Escribe: Claudio Giglio

SIN MEMORIA

Escribe: Claudio A. Giglio.

2017

Escribe: Claudio A. Giglio.

MARCHA

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA CARTA

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir