Salud 23 de mayo, 2017

ENTRENÁ TU CEREBRO, CAMBIÁ TU CEREBRO, CAMBIÁ TU CUERPO

Por Camila Puldain. IIN® HEALTH COACH. INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.

La depresión es uno de los más grandes males asesinos de nuestros tiempos. Afecta a millones de personas y cada vez más jóvenes. Es un factor de riesgo para el alzheimer, los ataques cardíacos, el cáncer, la obesidad y la diabetes, de las cuales estas últimas dos se han incrementado en los últimos años, contribuyendo de manera simbiótica a la persistencia de la depresión.
 
Estas enfermedades han demostrado una progresiva reducción del tamaño cerebral a través de los años:
 
En otras palabras, entonces, estaríamos planteando que un aumento de peso contribuye a una disminución del cerebro y, por ende, al atrofio de sus funciones.
 
El cerebro está involucrado en todo lo que hacemos: cómo pensamos, sentimos, actuamos e interactuamos; es el órgano se encarga de la inteligencia, la personalidad, las emociones y la consciencia. Cuando el cerebro trabaja bien, nosotros funcionamos bien; cuando el cerebro tiene problemas, nosotros tenemos problemas en el camino.
 
Un cerebro saludable, por así decirlo a grandes rasgos, es más feliz, más sabio, más agradecido, nos hace sentir más abundantes y completos. Cuando no es así, tendemos a estar más tristes, más ansiosos, más disconformes, sentirnos más pobres e incompletos.
 
Actividad cerebral a través de los años
 
Incontables estudios aseguran que el sobrepeso y la obesidad conllevan un cerebro de comportamiento compulsivo, impulsivo, triste y ansioso. Poniendo las cartas sobre la mesa, hay estudios y números concretos a saber y tener en cuenta para reducir nuestro riesgo al deterioro cerebral –y físico-: Valores de hemograma completos, presión arterial, valores de lípidos y hormonas tiroideas, niveles de glucosa, de Vitamina D, de Testosterona, Estrógeno, Progesterona, DHEA (dehidroepiandrosterona) y Ferritina. Parece chino básico, pero es importante exigir el estudio constante de estas últimas, específicamente, ya que no siempre son de control común y son hormonas reguladoras de suma importancia.
 
Y finalmente, cuatro aspectos a tener en cuenta para sanar y cuidar nuestro cerebro y su actividad.
 
Biología
 
Los genes: ser consciente de dónde venimos, en dónde estamos parados y cuán propensos o vulnerables somos respecto a diferentes factores, para poder tomar acción, reforzar y mejorar los recursos con los que contamos, adquirir y desarrollar otros para hacer frente a los sucesos futuros.
Dieta: nutrirnos; comer sano y limpio.
Sueño: descansar apropiadamente.
Hormonas: qué etapa estamos atravesando y ante qué situaciones –emocionales y de salud- se ven afectadas.
Toxinas a las que estamos más expuestos diariamente.
 
Psicología
 
Cómo pensamos: si somos positivos, optimistas, o si dejamos que la ansiedad nos pase por arriba. Si estamos dispuestos a solucionar los problemas que se nos presentan y desarrollar un pensamiento más claro.
 
Espíritu
 
¿Qué significa tu vida? ¿Por qué estás aquí? ¿Cuál es tu propósito? Esto no es poesía, son preguntas que cualquier alma y cerebro sanos se preguntan alguna vez. No está bueno suprimir esta clase de dudas sin buscar más allá. Es lógico y saludable hacerse esta clase de preguntas, y tener curiosidad por los caminos a recorrer en pos de encontrar alguna respuesta. Se dice que quien no tiene ambición, está muerto en vida. Los sueños, las ilusiones y los proyectos son los que nos mantienen vivos, en actividad, en constante movimiento, caminando sin parar.
 
Conexiones
 
Debemos recordar que somos una especie de comportamiento relacional. El vivir en sociedad es una necesidad intrínseca, por lo que las relaciones y las conexiones son de suma importancia: en este espacio social es en donde buscamos sentirnos contenidos, amados, valorados y felices. Sin el otro, ninguna de estas sensaciones sería posible.
 
Factores que aceleran al deterioro cerebral:
-Cafeína
-Obesidad
-Apnea del sueño
-Diabetes
-Hipertensión
-Toxinas
-Tabaquismo
-Alcohol
-Dieta pobre
-Stress
-Depresión
-No saber nuestras vulnerabilidades físicas a nivel clínico
 
Factores que desaceleran el deterioro cerebral:
-Dieta completa y nutritiva
-Grasas buenas
-Peso saludable
-Movimiento
-Sueño apropiado
-Conexiones seguras
-Pensamiento positivo
-Nuevos aprendizajes
 
*Fuente: Daniel Amen
Camila Puldain
IIN® HEALTH COACH
INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

EL AGUA Y EL INVIERNO

Por Camila Puldain. Iin® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 4

Por Camila Puldain. Iin® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 3

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 2

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 1

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

TODO LO QUE DEBERÍAS CONSUMIR PARA SENTIRTE MEJOR LO ANTES POSIBLE

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula n° 6.013.

¿PUEDE LA PSICOLOGÍA CAMBIAR TU METABOLISMO?

Escribe: Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula n° 6.013.

Subir