Salud 22 de mayo, 2017

COMO PARAR LOS ANTOJOS CONSTANTES DE -ALGO DULCE-

Por Camila Puldain, IIN® HEALTH COACH. INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.

¿Es “algo dulce” lo que te sacude por las noches? ¿Te devorás todo lo azucarado que encontrás en tu cocina después de un día estresante? Probablemente es porque te volviste un adicto al azúcar. No es tu culpa, en serio, sino que el azúcar juega con tu cerebro, tus hormonas, tu sistema nervioso y te hace desearla cada vez más. Por suerte, hay maneras de empezar a cambiar esos ataques y dejar lo dulce sólo para el disfrute.
 
Marginala
 
Cargate de vegetales, proteínas y grasas buenas en cada comida, para que el cuerpo nutra todos sus baches y no quede mucho lugar para llenar. 
 
Los receptores de saciedad en el cerebro para la proteína y las grasas trabajan más rápido que el azúcar, así que nos sentimos llenos más rápido y nos mantenemos satisfechos por más tiempo, además de bien nutridos. No tenemos bajones de azúcar en sangre (energía), por lo que tampoco tendríamos antojos de dulce.
 
S.O.S. Vainilla y Canela. 
 
Se ha probado que el sabor y hasta sólo el aroma a vainilla engaña a tus sentidos, diciéndoles que ese antojo por azúcar ha sido satisfecho. La canela, por otro lado, complementa a la vainilla y juega un rol importante en mantener estables los niveles de azúcar en sangre.
 
¿Quién lo hubiese pensado?
 
Formá nuevos hábitos
 
Todos asociamos determinadas cosas con hábitos, costumbres, rituales y gente. Aunque la adicción física solo dura días o semanas, el hábito/costumbre permanece.
 
Procurá cambiar estos hábitos y asociaciones buscando nuevos momentos, nuevas significaciones y nuevas sensaciones. Que el encontrarte con amigos no sea abarrotarse de porquerías, sino que juntos aporten a nuevos habitas saludables. O experimentar en la cocina con comida natural, para ellos o la familia. 
 
Preocupate por el magnesio
 
Los alimentos ricos en magnesio y cromo, mejoran la sensibilidad de las células a la insulina para maximizar la cantidad de azúcar que somos capaces de digerir.
 
Cuánto más eficiente es este proceso, se necesita menos insulina para procesar el azúcar y eso ayuda a prevenir bajones en los niveles de azúcar en sangre poco tiempo después – es cuando tenemos esos bajones de energía que buscamos “algo dulce” desesperadamente.
 
Acordate de incrementar el consumo de vegetales de hojas verdes, almendras, semillas de zapallo, brócoli y chocolate amargo.
 
Identificá lo que realmente necesitás
 
La gente tiende a tener antojos para satisfacer mucho más que el simple hambre físico. Preguntate: ¿Qué es lo que realmente necesito? ¿El cuarto de helado o hablar con alguien que me suba el ánimo? ¿Te sentís enojado o ansioso? Salí a caminar o a correr, o simplemente descárgate cantando con la música a fondo o gritando en una almohada (es liberador, en serio). ¿Querés celebrar? Andá y pagate una sesión de masajes o algún tratamiento facial/corporal.
 
Alejá la tentación
 
Si todavía te cuesta decirle no a esa porción de torta que hay en la heladera, cerrá el acceso constante al atacante. Los ataques de algo dulce son más fáciles de evitar si no podés ver la porción de torta, el helado en el freezer, el chocolate en la alacena. Date la opción de poder hacerte bien y mejorar estas cuestiones y para empezar, ¡no las compres! Así que cuando quieras darte un mimo y ser indulgente con vos mismo –como todos lo hacemos de vez en cuando-, podés hacerlo a consciencia y con disfrute total.
 
Hoy en día, volvés a casa después de un día estresante, cansado, de mal humor, con dificultades para bajar un cambio, y encima sin ganas de disfrutar de lo que te queda del día, de tu casa y tu familia – ¡y ni hablar de los ataques inminentes por algo dulce!-. Esta fatiga del mundo moderno nos deja desahuciados física y emocionalmente; agotando nuestro sistema inmune y dejándonos susceptibles y vulnerables tanto a enfermedades como a la depresión misma. Entonces, es importante que recarguemos bien a nuestro organismo para incrementar nuestra energía y ánimos naturalmente, y no hacerlo funcionar, como automatizado, con cafeína y azúcar. Eso, ¡lo único que logra es agotarte aún más al final del día!
 
Así que, para la próxima que te encuentres en esos momentos, te recomiendo algunos alimentos en particular que te dan un empuje inmediato, ¡aumentando tu energía y tu buen humor!
 
Bananas
 
Ricas en potasio y vitaminas B, te proveen de energía sostenida, la suficiente para rendir largos períodos de tiempo. La carga de vitaminas y carbohidratos que tienen te hacen sentir lleno y manteniendo estables los niveles de azúcar en sangre.
 
Huevos
 
Los huevos son una fuente asombrosa de hierro y proteínas. También son naturalmente ricos en el complejo de vitaminas B, que son responsables de convertir la comida en energía. Son un diez asegurado en lo que energía a lo largo del día respecta. Eso sí, asegurate que sean huevos sanos, “de campo”, provenientes de gallinas sanas, criadas a sol y pasto.
 
Lentejas
 
Las lentejas y otras legumbres, como los garbanzos o los porotos blancos, ayudan a estabilizar los niveles de azúcar y prevenir los altibajos de energía. Podés empezar a incorporarlos simplemente agregándolos a la ensalada del mediodía o a una sopa en la noche (lo que es genial para estos días de frío que se avecinan)
 
Té de jengibre
 
Olvidate del cafecito de la noche, y probá con el té de jengibre. La cafeína, aunque no parezca, internamente contribuye a la alteración del sistema nervioso, aumentando el ritmo cardiaco y la alteración. El té de jengibre está cargado de antioxidantes y nutrientes que te van a energizar sin las consecuencias del café. Para probarlo, podés comprarlo en saquitos o comprarlo en polvo y agregarle una pizca a tu té favorito. 
 
Frutos secos
 
Nueces, almendras, castañas, avellanas, pistachos, todos son riquísimos en magnesio, el cual juego un rol importantísimo a la hora de transformar el azúcar en energía; además de estar cargados con fibra para mantener a raya tus niveles de glucosa. Armate bolsitas y tenelas a mano en tu bolso y en el escritorio. Te van a dar un recargo excepcional, además de que el simple hecho de masticar te mantiene entretenido y te calma la ansiedad. 
 
Quinoa
 
Es una semilla libre de gluten que contiene más proteína que cualquier otro grano. Es rica en aminoácidos considerados completos, alta en lisina, metionina y cisteína. Y se pone mejor: también es rica en folato, magnesio, fósforo y manganeso, haciéndola una súper-densa fuente de nutrientes y carbohidratos de alta calidad y larga duración. Podés empezar a experimentar con ella como reemplazo para el arroz.
 
Camila Puldain
IIN® HEALTH COACH
INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula n° 6.013.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

EL AGUA Y EL INVIERNO

Por Camila Puldain. Iin® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 4

Por Camila Puldain. Iin® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 3

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 2

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

LOS MISTERIOS DE LA TIROIDES, PARTE 1

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula N° 6.013.

TODO LO QUE DEBERÍAS CONSUMIR PARA SENTIRTE MEJOR LO ANTES POSIBLE

Por Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula n° 6.013.

¿PUEDE LA PSICOLOGÍA CAMBIAR TU METABOLISMO?

Escribe: Camila Puldain. IIN® Health Coach. Instructora de Musculación y Personal Trainer | Matrícula n° 6.013.

Subir