Salud 17 de mayo, 2017

LA CONEXIÓN ENTRE LA INFLAMACIÓN Y EL AZÚCAR

Por Camila Puldain. Instructora de Musculación y Personal.

Ya hablamos de la inflamación de lo que esta símil-enfermedad implica, ¿pero sabías que el rol del azúcar en tu dieta es de suma importancia?
 
1- RECAPITULEMOS UN POQUITO
 
La inflamación es el proceso natural por el cual el cuerpo se defiende, provocando enrojecimiento, hinchazón y dolor; está bien, es lo normal ante una infección o lesión. Pero si la inflamación es constante y está generándose por los niveles de azúcar de tu dieta…“Houston, tenemos un problema.”
 
Un estudio en el 2014 comparó los efectos inflamatorios de la glucosa y la fructuosa. Vale la pena destacar que para este análisis se utilizaron sólo 50 gramos de fructuosa. Esta sola dosis produjo un significante incremento de los valores de la proteína C-reactiva. Este pico inflamatorio se manifestaba rápidamente a los 30 minutos de haber sido consumida la fructuosa – ¡y encima los niveles seguían mostrándose elevados 2 horas después! Sepan que 50 gramos de fructuosa sería el equivalente al encontrado en 2 latitas de gaseosa, o un chocolate mediano.
 
2- EL AZÚCAR Y EL SISTEMA INMUNE
 
Dejándola en el foco de la cuestión, el azúcar también está ligada a problemas intestinales e inmunes.
 
Estudios preliminares en ratones han demostrado que cantidades elevadas de azúcar y grasas no saludables (¡hola, comida chatarra!) apoyan la proliferación de la bacteria dañina y suprime el crecimiento de la bacteria beneficiosa en el intestino, lo que genera Disbiosis (desbalance de la bacteria intestinal). Esto significa que los cimientos de nuestra inmunidad están desnivelados: estas dos clases de bacteria son las que se encargan de otorgar o denegar el acceso a los diferentes agentes externos a los que estamos expuestos todos los días, a toda hora. Si este mecanismo no trabaja debidamente, no estaríamos teniendo una correcta y sana función inmune: que ya no te extrañen, entonces, la mucosidad y resfríos recurrentes, dolores de garganta, de cabeza, estados febriles, “la tocecita” y el “no es moco, es agua”, por nombrar los gauchitos conocidos.
 
2.1- TAMBIÉN PUEDE CAUSAR CONSTIPACIÓN
 
Otros estudios también sugieren que una dieta alta en azúcares podría incrementar el tiempo de tránsito de la comida en el intestino, lo que provocaría una deshidratación de la materia fecal al estar estacionada por tiempo prolongado – y ahí es donde viene la hinchazón y el dolor. Temible.
 
2.2 ¡HASTA PODRÍAS SER INTOLERANTE A LA FRUCTUOSA!
 
Si sufrís de intestino/colon irritable, es probable que no puedas procesar correctamente los alimentos pertenecientes al grupo FODMAP. Estas son las siglas en inglés para designar a un conjunto de carbohidratos de cadena corta y alcoholes altamente fermentables (Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables).
 
Concluyendo, más allá del GRAN BENEFICIO que resulta para cualquiera el poder reducir o erradicar por completo, el azúcar agregada, ya no es un secreto el hecho de que la comida empaquetada/procesada contiene importantes cantidades de azúcar – especialmente las que se venden como “light” y “0% grasas”.
 
Así que ¡ojo!, si se te antoja algo dulce, la mejor opción sería comer algo naturalmente dulce, como una fruta, pero no dejes de recordar que una dieta compleja, rica en vegetales, grasas buenas y proteínas, ya no serías víctima de antojos dulces, sino que, por el contrario ¡disfrutarías de un mimo al paladar!
 
3- POR QUÉ LA FRUCTUOSA –PARTICULARMENTE– PUEDE EMPEORAR LAS COSAS
 
La fructuosa ha demostrado tener un impacto directo en la inflamación dependiendo de la dosis. Esto significa que cuanto más consumimos, más fuerte será el efecto y la respuesta del organismo; pero, con una dieta natural y limpia, estos niveles de inflamación podrían reducirse rápidamente.
 
Dos estudios en 2009 y 2010 dejaron en evidencia que, después de 10 días de dejar de consumir alimentos empaquetados de uso común -deficientes a nivel nutricional pero con alta densidad calórica- la sensibilidad a la glucosa, la secreción de insulina y los valores de lípidos, se vieron reducidos considerablemente (factores que, como sabemos, están ligados a la inflamación).
 
4- CUESTIÓN… ¿CUÁN REALMENTE LIBRE DE AZÚCAR ESTÁS?
 
Dejaste el azúcar, pero seguís “endulzando”. Sí, las mejores opciones son las naturales como la miel, la stevia (la hierba, no en el polvo), los dátiles y el agave… pero ojo, son todo menos libres de azúcar. Sentís que caíste en la trampa una vez más, ¿no? ¿Cuál es la verdad? Acá te explico rápidamente lo que significa ser sugar-free de manera saludable.
 
El foco se centra en erradicar sólo un tipo específico de azúcar: la fructuosa.
 
A diferencia de la glucosa, la maltosa o la lactosa que sí son seguras si se consumen con moderación, la fructuosa es adictiva – nos enferma y nos engorda.
 
¿En dónde la encontramos? Una de las peores fuentes es el azúcar de mesa, que está compuesta por un 50% de glucosa y un 50% de fructuosa.
 
Las etiquetas que proclaman “Sin azúcar” se refieren a que el producto no tiene azúcar agregada, adicional al producto en sí, lo que no significa que éste no contenga nada de azúcar en sí mismo.
Un jugo de naranjas exprimido que no tiene azúcar agregada es básicamente fructuosa. ¡No estoy diciendo que es malo comer fruta, eh! Sino que cuando el jugo es extraído de la fruta, toda la fibra y los nutrientes son eliminados, dejando que la fructuosa sea la única ingresante en el organismo.
 
O pensalo así: nunca vas a comer la misma cantidad de naranjas que las que se necesitaron para hacer esa botella que terminaste hace un momento. Otros productos que se venden con esta trampa son los yogures y las mermeladas.
 
La idea es que seas consciente en balancear tu dieta quitándole predominio al azúcar y enfocándote en la calidad nutricional de una paleta compleja de alimentos, consumiendo más verduras y vegetales, más granos y proteína de buena calidad.
 
Fuentes:
*Christopher Jones, osteópata registrado y miembro de la Asociación Australiana de Osteopatia (Australian Osteopathic Association)
*Sarah Wilson, periodista Australiana y autora.
 
Camila Puldain
IIN® HEALTH COACH
INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013-
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

MIENTRAS DORMÍAS

Por Camila Puldain. IIN® HEALTH COACH. INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.

CONSTRUYEN NUEVA SALA DE PRIMEROS AUXILIOS

En el corazón de los barrios Celeste y Blanco de Empalme Lobos. Habrá médicos clínicos, pediatras, psicólogos, odontólogos y obstetras.

ENTRENÁ TU CEREBRO, CAMBIÁ TU CEREBRO, CAMBIÁ TU CUERPO

Por Camila Puldain. IIN® HEALTH COACH. INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.

COMO PARAR LOS ANTOJOS CONSTANTES DE -ALGO DULCE-

Por Camila Puldain, IIN® HEALTH COACH. INSTRUCTORA DE MUSCULACIÓN Y PERSONAL TRAINER | Matrícula N° 6.013.

ALIMENTOS ANTI-CANCERÍGENOS

Por Camila Puldain. Instructora de Musculación y Personal Trainer. Matrícula N° 6.013-

8 CAUSAS DE ANTOJOS

Por Camila Puldain. Instructora de Musculación y Personal Trainer - Matrícula N° 6.013.

VILLANOS SILENCIOSOS

Por Camila Puldain. Instructora de Musculación y Personal Trainer - Matrícula N° 6.013. (Segunda Parte).

Subir