Correo de Lectores 26 de diciembre, 2016

2017

Escribe: Claudio A. Giglio.

Señor Director: le solicito la publicación de la siguiente nota:
 
Uno no sabe si este nuevo año, tiene alguna sorpresa, algún silencio, algún ruido, alguna alegría, alguna tristeza.
 
Pero emprende el camino para comenzarlo, con una mochila de esperanzas dentro de ella, y dentro de uno.
 
No ve lo que viene.
 
Lo presiente, lo desea, lo sueña, lo palpita.
 
Y puede ser el mejor, o el peor o puede ser el último.
 
No lo sabe.
 
Si sabe lo que pasó hasta este año que se desvanece en el calendario y en la vida.
 
Lo que se hizo, o se dejó de hacer, queda atrás, como un éxito o un fracaso.
 
Lo que vendrá es como la ilusión del regalo de la vida, de lo nuevo de durar, del misterio de desaparecer.
 
Si desaparece, persistirá en el recuerdo de quienes lo amaron u odiaron, dos sentimientos aparentemente opuestos, extremos, diferentes.
 
Pero esa característica de ser opuestas pero otorgar el mismo resultado,  hace que sean antónimos pseudónimos.
 
Porque el resultado, es el mismo. El recuerdo.
 
Y de dos causas aparentemente opuestas, surge un mismo  resultado: EL RECUERDO, LA PERMANENCIA EN LA HISTORIA DE QUIENES AMARON U ODIARON.
 
Y ese es el epitafio por haber vivido.
 
Simple: TE RECORDARÉ.
 
Pero si persiste, si dura, si ESTA, el premio de estar es el de participar, de vivir, de amar, de odiar, de dar y de recibir.
 
Está, huele, se hace oír u oye, va. Siempre va.
 
Sin epitafio, AÚN.
 
Claudio Aníbal Giglio
DNI 4134982.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

APOCALIPSIS?

Escribe: Claudio Giglio

CUÁNTO?

Escribe: Claudio Giglio.

¿VOLVER A LOS SETENTA?

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA MUJER

Escribe: Claudio Giglio

SIN MEMORIA

Escribe: Claudio A. Giglio.

MARCHA

Escribe: Claudio A. Giglio.

LA CARTA

Escribe: Claudio A. Giglio.

Subir