Poesía, Narrativa y Ensayo 11 de octubre, 2016

CAMINANDO 246 NOTAS AL PASO

Escribe Raúl Usanza.

QUÉ ESPERA LA MUJER
 
La pregunta es muy amplia. Es necesario acotarla para que tenga sentido. Espera muchas cosas del varón. Se me ocurre un camino posible para acortar distancias y para centrarnos en cuestiones esenciales. El camino es la pregunta, recurso tan antiguo como el hombre. No lo usamos con la mujer porque nos parece innecesario. Con un panorama ordenado las preguntas cotidianas que se suscitan, son las previstas tanto como las respuestas. Pero en la situación actual, lo previsto se torna imprevisto, el concierto en desconcierto. Sabía dónde estaba la mujer, pero ha cambiado de lugar. Creía que era una persona ubicada en mis esquemas, pero tengo que admitir que es otra, y no sé dónde ubicarla. 
 
Lo más grave es que el proceso de cambio es dinámico. Primero discuto, golpeo, pero en el fondo entiendo mucho menos, prisionero de mi propia desubicación. Intuyo que estoy frente a una transformación cultural de cambios insospechados. Lo único seguro es que la historia no vuelve y que este movimiento continúa. Esclarecer el presente y adelantar el futuro, impone preguntarle a la mujer ¿quién es ella? Que inicie su respuesta por dónde quiera. Espero un largo silencio. No será fácil convencerla de que nuestra pregunta es sincera. Que hemos puesto entre paréntesis nuestros prejuicios y tenemos la capacidad de escuchar y de entender y también de cambiar.
 
Esto que parece imposible, es posible. El hombre es el único ser creado que tiene que hacer su vida y por consiguiente cambiarla. Si todo esto pareciera una utopía, estamos en buen camino. La mujer formidable utopía, nos convoca y nos anima.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

CAMINANDO 260 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

EL PLACER DE COMPARTIR (8)

Por Caro Medina Virces.

-EL PLACER DE COMPARTIR (7)-

Por Caro Medina Virces.

CAMINANDO 259 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

NO TE MUERAS SIN LEER ESTO

Cuentos con barba. Por Abdul Wakil de Lobos (96).

SINTESIS

Por Claudio Giglio

OSCAR Y LA ROSITA

Por Claudio Giglio

Subir