Poesía, Narrativa y Ensayo 6 de octubre, 2016

SE LLAMABA NICOLA D´ARSIE -PARTE 11-

Continuamos con las divertidas historias contadas por conocidos del Viejo Nicola.

Si con las historias anteriormente relatadas en esta serie de cuentos y anécdotas del Viejo Nicola, se sorprendieron, las que hoy les vamos a contar, los va a dejar –sin dudas- perplejos.
 
Todos estos relatos transcurrieron en una época donde en el campo no existía la luz eléctrica, ni computadoras, menos aún la televisión, los teléfonos celulares y ni hablar de los WhatsApp, redes sociales como Instagram o Twitter.
 
Por todo esto, las charlas con Nicola eran por demás atractivas, aunque para algunos, era un viejo mentiroso. Lo que es verdad, es que Nicola sabía entretenerse y entretener a sus interlocutores, con un singular sentido del humor que lo gobernaba, matizando de esta manera los grises de la vida de campo.
 
Muchos lo describen como “un viejo bonachón, de buen corazón”. Uno de ellos es “Cacho” Aguirre, de 89 años, quien supo compartir rondas de charlas en la Estancia La Candelaria, de los Fraga, donde ambos trabajaban. 
 
“Conocer al Viejo Nicola fue un placer; él siempre está en nuestra memoria. Lo recordamos con algunas imperdibles historias, como por ejemplo una que recuerdo muy bien: En una ocasión, Nicola nos contó que Fraga tenía que llevar una vaquillona a la feria de Cardoner, pero cuando la querían cargar, el animal se les echaba al suelo, y no quería saber nada. Es así que intervino Nicola, y dijo: Má déjenmela a mí. Tomó un lazo, la ató del cuello a un Ford T y la llevó de tiro. Al principio, la vaquillona tironeaba un poco, pero después agarró viaje. Nos contó que a 4 Km. de salir, se había olvidado del animal, y que de un momento a otro, en la curva de Batilana, la vaquillona lo pasó a Nicola, llegando a la feria entes que él y su Ford T”, contó entre risas nuestro amigo “Cacho”.
 
Luego de las carcajadas a consecuencia del cuento anterior, “Cacho” no quiso dejar pasar otro cómico relato de Nicola. “Me acuerdo que Nicola contaba, seriamente, un episodio que experimentó. Una vez, con un perro galgo de Fraga, que era muy ligero, en momentos que lo estaba vareando, se le escapó repentinamente; Nicola, como loco, salió a su búsqueda; tomó la calle que va para Carboni, pasó con su Ford T por la casa de Sansotro, le preguntó si había visto al perro galgo pasar por su casa; Sansotro respondió que no, y Nicola continuó su viaje. Al pasar por la ciudad de Mercedes, a un ocasional vecino de la zona, le preguntó si había visto a su perro galgo, y éste le contentó que sí, que lo vio corriendo a una liebre. Es así que al otro día, Nicola siguió por la ruta 5, mirando para todos lados, y al llegar a la ciudad de Bragado, encontró al pichicho sentado al lado de un alambrado, y 10 metros más adelante, a una liebre. Al parecer, según Nicola, ambos habían parado a descansar un rato”.
 
Para finalizar, “Cacho” no quiso dejar pasar una simpática y creativa anécdota de Nicola: “Nos contó en una oportunidad, que en el predio N° 8 de la estancia donde vivía con Ceferina, que tenía una extensión de 100 hectáreas, el caballo que ataba a su charret para hacer los mandados, solía dar 6 o 7 vueltas a la par de una avestruz, a toda carrera. Lo que sorprendía al más paisano de los paisanos”.

Foto: "Cacho" Aguirre y su esposa "Nené" Thea.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LA DEVELACIÓN

Por Claudio Giglio

BAIGORRITA, PATUK CARAMEL Y BEETHOVEN

Cuento de Gustavo Contrera.

CAMINANDO 270 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

LOS CUATRO ELEMENTOS DE LA VIDA

Por Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR

Un poema de Chichí Giordano de Carpani, presentado por Caro Medina Virces.

CAMINANDO 269 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

CAMINANDO 268 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

Subir