Poesía, Narrativa y Ensayo 16 de agosto, 2016

NO TE MUERAS SIN LEER ESTO

Cuentos con barba. Por Abdul Wakil (79).

“Cada cuento tiene una realidad oculta. Pistas del camino para los que saben entender”.
 
CUIDADO CON LA FALSA HUMILDAD
 
B.R.R. Un día Nasruddin, había decidido retirarse a la mezquita y empezó a sentirse muy espiritual. Sentía su conexión con Dios y de pronto descubrió también que en el universo él significaba menos que un granito de arena. Así que se puso de rodillas y clamó: “Oh, Allah, no soy nada. No soy nada”. A todo esto, llegó un hombre pobre y anciano que se ocupaba de barrer la mezquita por las noches. Y al escuchar a Nasruddin, también se puso de rodillas, siendo tan pobre y sintiendose tan poco, y clamó: “Oh, Allah, no soy nada. Yo tampoco soy nada”. Cuando Nasruddin, vio a aquel hombre harapiento, sucio y viejo, se dijo: “Ah, mirá vos, ¿quién es este para sentirse nada?”. 
 
EL MENSAJE QUE ESCONDE
 
Nos creemos tan buenos. Aún cuando nos tengamos sentimientos egoístas, seamos mezquinos, pensamos el 90 por ciento de las veces en nuestro propio beneficio, nos creemos bondadosos y sobre todo, humildes. Nadie en este mundo debe reconocerse como soberbio. Hasta los reyes más acaudalados deben sentirse, en su corazón, humildes. La falsa humildad, como en el cuento de Nasruddin, es cosa de todos los días. Ese sentimiento hipócrita nos da crédito para seguir comportándonos como idiotas. Total, nos decimos, nosotros somos tan humildes.
 
QUÉ DICEN LOS MAESTROS
 
Un maestro sufi te dirá que, para empezar, la responsabilidad de todo la tienes vos. Y uno está lejos de ser humilde. Humildes auténticos fueron los Profetas y los Santos. Cuando uno se inicia en el camino del sufi, descubre que su interior es como una casa abandonada: llena de suciedad, llena de polvo, llena de malos pensamientos y falsos sentimientos de humildad. El sufi, desde entonces, se ocupará de limpiar la casa de su corazón. Sabe que si quiere progresar en el camino, deberá dedicarse por completo en purificar sus intenciones, sus actos, sus relaciones. No tiene tiempo para sentise humilde. Ni bueno. Ni santo. Sabe que el egoísta y orgulloso es siempre el primero en sentirse y proclamarse a sí mismo humilde.
 
“EL hombre debe ser humilde y no orgulloso. Nuestro maestro decía que el orgullo es tan malo que expulsa todos los favores que Allah nos envía. Es muy importante. La primera persona orgullosa fue el Demonio, así él se perdió todos los favores. No sean orgullosos. Sean humildes. Es el mejor rasgo para la humanidad. A nadie le gusta una persona orgullosa. A Allah tampoco”. (Mawlana Shaij Nazim).
 
Nos vemos, mis amigos, la semana próxima. Que la paz sea con ustedes.
¿Tu vida no tiene sentido ni sabor? ¿Sentís que pasa el tiempo y no vas a ninguna parte? Vení a conocer el espacio sufi que abrimos en Lobos. Desde hace más de un siglo, los maestros de Oriente tienen un remedio para vos.  
Tus  mails son bienvenidos en: efcicco@gmail.com
Seguinos en Facebook: Sufismo Naqshbandi Lobos.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

LA DEVELACIÓN

Por Claudio Giglio

BAIGORRITA, PATUK CARAMEL Y BEETHOVEN

Cuento de Gustavo Contrera.

CAMINANDO 270 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

LOS CUATRO ELEMENTOS DE LA VIDA

Por Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR

Un poema de Chichí Giordano de Carpani, presentado por Caro Medina Virces.

CAMINANDO 269 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

CAMINANDO 268 NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

Subir